Oportunismo



La lista oficial de seres humanos (o no tan humanos) según un rabino y ministro en el gobierno israelí.

Eliyahu Michael "Eli" Ben Dahan

Eliyahu Michael “Eli” Ben Dahan

Otra escandalosa muestra del racismo extremo del judaísmo (que es tanto una política oficial del gobierno israelí como la ley judía basada en sus textos fundamentales) se encuentra en un artículo publicado en uno de los mayores periódicos israelíes, Haaretz, en un artículo, titulado “The hierarchy of the human species as told by Eli Ben Dahan” (La jerarquía de la especie humana según lo dicho por Eli Ben Dahan) que puede leerse en su totalidad en línea con una suscripción gratuita a ese periódico.

Eliyahu Michael “Eli” Ben Dahan es un rabino y un político israelí, miembro de la Knesset (Parlamento de Israel). Ocupa en la actualidad el cargo de ministro de Asuntos Religiosos

En la entrevista al ministro Ben Dahan, se le pregunta acerca de la relación entre homosexualidad y judaísmo y si esto afecta a la “naturaleza judía de Israel”. En su respuesta pasa a exponer la particular jerarquía de los seres humanos, según la ley judía, de la siguiente manera:

  1. Hombres judíos que tienen relaciones sexuales con mujeres judías.
  2. Judíos bastardos.
  3. Mujeres judías que mantienen relaciones sexuales con hombres judíos o con EL Santo, bendito sea.
  4. Hombres judíos que tienen relaciones sexuales con mujeres no-judías.
  5. Hombres homosexuales judíos que tienen relaciones sexuales con hombres judíos.
  6. Lesbianas judías que tienen relaciones sexuales con mujeres judías.
  7. Hombres homosexuales judíos que tienen relaciones sexuales con hombre no-judíos hombres.
  8. Lesbianas judías que tienen relaciones sexuales con mujeres no–judíos.
  9. Goyim machos
  10. Goyim hembras

Obsérvese cómo el rabino usa los términos “hombre” y “mujer” al hablar de sus congéneres judíos; pero utiliza los términos “macho” y “hembra” al hablar de los no-judíos, términos apropiados para los animales. Además,  goyim (plural de goy) es un término peyorativo para designar a las personas no-judías, los “gentiles”. Téngase también en cuenta el hecho de que por debajo de la categoría “goyim”, aparte del manifiesto machismo, ya no hay necesidad, ni razón, para considerar subcategorías, como en el caso de la raza superior, los judíos.

¿Se imaginan por un segundo si cualquier otro pueblo o nación en la tierra crearan una lista de este tipo y clasificasen a los judíos como lo peor de lo peor? Imagínense si Irán creara una lista en la que se clasificara a los judíos por debajo de los homosexuales musulmanes. El lobby judío en Estados Unidos llamaría a la guerra contra Irán…

El otro factor importante a considerar en este sentido es que esta clasificación de los seres humanos no es tan sólo una agresiva invención israelí (o sionista), sino que está basada en la Halajá, la ley judía, tal como figura en los libros “sagrados” judíos. Por lo tanto, está presente en todas las comunidades religiosas judías de todo el mundo y ofrece una fascinante, aunque horrible, idea de cómo los judíos supremacistas ven a todos los gentiles, en todas las naciones.

El hecho tiene además una gravedad añadida porque no se trata de un caso aislado, sino de una tendencia general en el rabinato y en círculos sionistas. Sin olvidarnos del elocuente dato de que este rabino sea un miembro destacado del Gobierno de Israel.

¿Qué dirá al respecto el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Querub? ¿Cree que las manifestaciones de Eli Ben Dahan tienen vigencia en el contexto de las relaciones entre el judaísmo y el resto de confesiones existentes en Israel o, por el contrario, son un “residuo de épocas afortunadamente ya periclitadas”? ¿Utilizará contra el citado rabino la misma contundencia que la empleada para acusar a un sacerdote español, que actúa por libre y sin ninguna relevancia política, de incitar “al odio, al racismo, a la xenofobia, al antisemitismo y por supuesto a la convivencia entre diferentes culturas o religiones en España”? ¿Acudirá a los órganos jurisdiccionales para denunciar esta clara exaltación del supremacismo judío?

Anuncios

Ante las disparatadas declaraciones de Pere Navarro y Ramón Ledesma, jerifaltes de la DGT, en lo que concierne a la circulación de las bicicletas por las aceras, invito a leer el excelente artículo publicado por Txarli en Bicilibre.

Comienza así (click sobre el título para leerlo completo)…

Carta abierta a los señores
Pere Navarro y Ramón Ledesma 
(DGT).

Posted on 21 febrero 2011. Archivado en: . | Etiquetas: , , , |

Estimados señores Navarro y Ledesma:

He leido con consternación la noticia de que planean ustedes una modificación del Reglamento General de Circulación que permitirá a las bicicletas circular en aceras de más de tres metros de ancho. Dado el nivel de chapucerismo que padece la prensa española (recordemos la absurda noticia que se divulgó hace unos meses de que el Tribunal Supremo había legitimado la circulación en bicicletas por las aceras), tengo cierta confianza en que esta noticia también es falsa, y que lo que ha informado la prensa no se corresponde en realidad con sus declaraciones ni con sus intenciones. La razón profunda de mi confianza es que me parece en realidad inverosímil que entre los responsables de la DGT se de el nivel de falta de profesionalidad, incompetencia e irresponsabilidad que esta noticia da a entender.

Situaciones como las que se muestra en la foto se prodigarían mucho más de lo que ahora, por desgracia, ya acontecen. Con el agravante de que, tras la entrada en vigor de la prohibición de fumar en los bares, que da lugar a la salida intespestiva de fumadores ansiosos para fumar a la puerta de ls bares, dará lugar a no pocos atropellos.

Bicicleatón macho adulto

Bicicleatón macho adulto circulando tan campante por la acera, molestando y sorteando a los pacíficos viandantes, en una centrica calle cordobesa sin problemas alguno para circular por la calzada.


Autor: Hasbarats

Traducido de Navegant cap a la Jihad en un mar de Mecca-Cola. 

Manuel Tapial en uniforme de combate

Ha nacido una vedette. Ni los mejores desfiles de Tania Doris en Molino pueden compararse con la entrada de Manuel Tapial en el aeropuerto de Barcelona ondeando la bandera palestina con una mano y exhibiendo el signo de la victoria con la otra. Hay mucho macarra social que, a parte de parasitar en nuestros impuestos, sueña en convertirse en una especie de líder mundial de los desconcertados y los malnacidos. Sólo hay que combinar demagogia, una barra infinita, unas autoridades impresentables, el oportunismo de la prensa y un antisemitismo secular. Lo que no habíamos visto hasta ahora era una saga familiar de agitadores chalados que se hacen llamar “activistas” haciendo chantaje al estado español para no perder su porción del pastel de las subvenciones ahora que la vaca pública está magra. ¿Qué se pensaban, que se trataba de solidaridad? No, se trata de un pulso entre una ONG minúscula que debe aprovechar como sea el protagonismo salpicado con sangre de sus 15 minutos de gloria y los gobiernos de España y de Cataluña, formados por cobardes, antisemitas, corruptos y ineptos. 

Los Manolos (Espinar-Tapial) no tienen reparos a la hora de reinterpretar la noción de “familia”. De hecho, en Sicilia hace siglos que lo practican, y además desde hace algún tiempo algunos dictadores muy preciados por los antisistema de salón – republicanos todos – manejan y se pasan el poder en familia. ¿Elecciones? ¡Y ahora! Para ellos la democracia parlamentaria es un cáncer de la burguesía. Así tenemos satrapías hereditarias a Siria, Corea del Norte, Cuba y el Congo, en Irak les fue de un pelo. Los “agitactivistas” tendrían un destino poco exitoso en estas dictaduras, porque los tiranos tienen poca disposición a la tolerancia y más bien poco sentido del humor y los disidentes normalmente acaban pudriéndose en una mazmorra o protagonizando una siniestra ejecución pública. 

Las tres criaturas que aparecen en la foto son: David Segarra, Manel Tapial y Laura Arau.

Las tres criaturas que aparecen en la foto son: David Segarra, Manel Tapial y Laura Arau.

Manuel Tapial (la versión tuneada del Cojo Mantecas) vive de la impostura y de una prensa indecente que le ríe las gracias. Nos centramos en él porque los otros dos “cooperantes” se han dejado eclipsar por este megalómano. Los que tenemos cierta edad ya hemos visto unos cuantos de estos y la experiencia nos facilita detectarlos pronto. Normalmente en poco tiempo demuestran su capacidad de hundirse en la corrupción y de hacer daño a quienes les rodea de una forma devastadora. Vale la pena observar el lenguaje no verbal de este individuo. Quiten el sonido de sus monitores y obsérvenlo. Vean su reacción ante el abrazo de su padre, como no deja hablar a sus compañeros, como cuando más grande es la mentira más grita y gesticula. Fíjense cómo le brillan los ojos y como su mirada va de un lado a otro sedienta de protagonismo. Es sensacional observar como sus compañeros lo miran mientras miente, mientras afirma que los torturaron, los israelíes ejecutaron fríamente algunos pasajeros y “alguien” vio cómo tiraban sus cuerpos al mar, cuerpos que nadie reclama porque sencillamente no existen. Cuando alguien explica algo tan grave, los que lo han compartido contigo no se te quedan mirando como si esperaran que acabes la prédica, asienten con la cabeza, se emocionan, buscan la comprensión en la cara de los interlocutores, interrumpen, gritan. Pero ¿cómo quieren que sea este individuo si su padre lo tiene por una especie de enviado de la verdad revolucionaria? 

En una rueda de prensa de opereta el padre-activista llegó a hablar de “¡el último mensaje al mundo” dado por su hijo! “(Minuto 2). El hombre no podía creer que la ONU, la OTAN o el gobierno español no hubieran intervenido siguiendo los sabios mandatos de su hijo. Y de paso alabó la dictadura cubana y afirmó que “Israel es un estado artificial”. ¡Eh, que lo dicen los Manolos! ¿No han leído la entrevista de La Vanguardia en la gran vedette del cleptopacifismo? Vale la pena leerla. El periodista la entrevistaba antes de zarpar de Turquía y, sorprendentemente, le tiraba de la lengua con bastante acierto. En esta entrevista Tapial justifica a Hamás, habla de un “lobby sionista que está prácticamente en todas las capas del poder tanto de Europa como de Estados Unidos“, sentencia que “estoy a favor de la solución de un único estado. A mi juicio, es la única viable, la más democrática. Que ellos elijan el número, yo no se lo voy a poner. Yo no veo la solución de los dos estados por ningún lado”. También habla de ciertos personajes que “siendo judíos, habiendo sido ciudadanos de Israel, pues han renunciada a esa nacionalidad por el trauma que conlleva cargar con el peso de pertenecer a un estado o a un grupo étnico que es completamente irracional para el resto de seres humanos”. Y el tío tiene los pimientos de proclamarse activista de los derechos humanos y “Trabajador Social en la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Estado Español)”. ¡Así de bien nos van las cosas! 

El único trabajo que se le conoce a Manuel Tapial (al margen de las subvenciones conocidas y desconocidas) es el de director de la distribución en España de Mecca-Cola, un brebaje fabricado por el antisemita franco-tunecino Tawfik Mathlouthi y vendido al personal solidario-anticapitalista-eco-alternativo con la excusa de que se trataba de “comercio justo y comprometido” y que “el 10% de las ganancias iban a parar a los niños palestinos” y otro 10% a ONGs del país donde se distribuía. Bueno, Tawfik Mathlouthi fue juzgado y condenado en Francia por delitos fiscales y contables y Médicos Sin Fronteras del país vecino denunció que no habían recibido ni un euro de la Mecca-Cola, desmintiendo la propaganda que hacía correr el tal Mathlouthi. Evidentemente los niños palestinos no debían ver nada de esta generosa mentira, y si llegó algo probablemente se desvaneció entre la compleja administración palestina, tan necesitada de coches de gama alta. 

Mecca Cola, un refresco contra la guerra.

Mecca Cola, un refresco contra la guerra.

La empresa que dirigía Tapial y su padre era la cooperativa Magerit Dis, distribuidora de la Mecca-Cola. Al principio les fue bastante bien porque introdujeron el producto muy oportunamente con motivo del inicio de la guerra de Irak y la llamada al boicot a los productos de los EEUU. Indymedia, Rebelión, Nodo50 y otras plataformas folloneras hicieron el marketing que se esperaba de ellas con eslóganes como “Mecca-Cola, un refresco contra la guerra“. La clientela, además de cierta progresía dispuesta a hacer el sacrificio de beber esa pócima, también se nutría de jóvenes musulmanes militantes de la causa, aunque pasada la novedad dejaron de consumirla porque además de mala era 30 céntimos más cara que la Coca-Cola y uno, por más fanático o solidario que sea, acaba poniendo un límite a la tomadura de pelo. 

El fin de Mecca-Cola en España se precipitó como consecuencia de los atentados del 11-M en Madrid. El diario El País, haciendo una excepción – tal vez porque los muertos de la masacre no eran israelíes -, fue diligente en denunciar que había una trama islamista en la península e hizo público que en Chinchón, en una de las casas de los detenidos, se habían encontrado botellas de Mecca-Cola. Evidentemente, en vez de guardar un prudente silencio, la esperpéntica respuesta de Magerit Dis no se hizo esperar: “¿Por qué habían sacado esa noticia en titulares de portada?” “El País obedecía a los intereses de las multinacionales de la cola“, “¿por qué no denunciaban que en la casa también habían encontrado pantalones Levi’s?”, protestaban por “todas las viles acciones”, etc. El País respondió que la diferencia entre Mecca Cola y cualquier otra marca u objeto de consumo encontrado en aquella casa era la utilización política que su propietario y los distribuidores habían hecho del producto, con eslóganes como “No más bebidas estúpidas, bebe con compromiso” y “No me agitan, agita tu conciencia” junto a fotografías de niños palestinos enfrentándose al ejército israelí. Fue el fin de la aventura oportunista de los pacifistas radicales metidos a empresarios de la cosa comprometida, sostenible y tal y tal

Pero Manuel Tapial no es rencoroso con los que le hundieron el invento. Por el contrario, los entiende. Si no, lean que escribió hace un año: “Europa en su conjunto recoge a más de 80 millones de árabes de los cuales se estima, según diferentes estadísticas, que más del 70% viven aislados de influencias occidentales y de manera tradicional según los preceptos del Islam. Si hacemos caso a estos datos yo me pregunto; ¿cómo puede ser que como Estados apoyemos por acción u omisión a un Estado como el de Israel que con sus políticas belicistas está en guerra constante con el mundo árabe?, ¿Qué intereses defienda nuestros políticos? ¿Cuántos 11-M u 11-S necesitamos?” Vale, Tapial, se te ha entendido todo. 

Y también hemos entendido la frase “el movimiento social que se ha generado a nivel internacional después de este ataque supone el comienzo de una lucha pacífica para conseguir el principio del fin de Israel“. No nos sorprende que alguna de las respuestas dadas a través de la radio por los “humanitarios activistas” del Mavi Marmara a la patrulla israelí que les pedía que no continuaran fuera “Calla y vuelve a Auschwitz” y “Estamos ayudando a los árabes que luchan contra los EEUU, no olviden el 11 S, chicos”. Eso nuestra televisión pública se lo ha callado, claro, no sea que si se hiciera público tanto los periodistas-activistas como el gobierno y el parlamento se vieran en el compromiso de valorar la remota posibilidad de que el barco estaba en manos de racistas y terroristas. 

 

Y aprovechando que hablamos de los medios de comunicación, también queremos dedicar unas atentas palabras a David Segarra. Oírlo es entender en qué manos ha caído el periodismo español. El director de la televisión sudamericana para la que trabaja, Telesur, con sede en Caracas, ha declarado que Segarra “ha pagado un alto precio por decir la verdad e informar con originalidad y creatividad” (sic). David Segarra está indignado porque las autoridades israelíes le han requisado sus grabaciones. Probablemente se las volverán cuando acaben de revisar las imágenes de su cámara. ¿Y qué se pensaba que harían después de lo ocurrido, habiendo visto por YouTube que a bordo iba gente que proclamaba que deseaba el martirio, con medio pasaje cantando “muerte a Israel” y sabiendo que necesitan estas imágenes para desmentir las calumnias de los que quieren tirar los israelíes al mar? ¿Cómo se atreve a afirmar que él no vio armas ni grupos organizados ni resistencia cuando desde el mismo barco se retransmitió en directo y vía satélite esta Intifada marinera? 

Otro artículo relacionado: El antisemitismo es para España una política de unidad nacional, en el blog de Martha Colmenares.


 

Trashumancia por las calles de Córdoba, para mayor gloria del ecopaletismo.

Trashumancia por las calles de Córdoba, para mayor gloria del ecopaletismo cordobés.

Lamentablemente la acción preferida de numerosos ecologistas es la de masticar y engordar. Su gozo se transforma en paroxismo si la palabra “gratis” suena días antes del evento. Aunque parezca que no la oyen,  se inicia una frenética acción de reorganización de agendas:  “lo primero es lo primero”. El definitivo paso a la acción se produce cuando se infiltran en celebraciones, reuniones, peroles y cualquier tipo de acto en que las viandas resulten gratuitas. Suelen aparecer discretamente unos veinte segundos (tiempo necesario para amarrar su BICICLEEETA) después del comienzo de la pitanza. Disimulan hábilmente una voracidad sin fin. Los líderes de este movimiento se reconocen por su capacidad de independizar la coordinación de sus manos y ojos. Así, a título de ejemplo, podrán pelar una gamba con la mano izquierda mientras la derecha separa una rodaja de chorizo de su pellejillo, al tiempo que con su vista persiguen las bandejas móviles más volátiles. El acto de llevarse lo gratuito a la boca es rápido, la masticación no existe, rápidamente los aperitivos terminan en un gran buche. En el ámbito del disimulo, no cesan de hablar de BICICLEEETAS, de melones en el Alcázar y de planes para ordenar las vidas ajenas: son un coñazo. Si solamente hasta aquí llegase el asunto no transcendería de lo jocoso, de la científica metamorfosis que hace aflorar los Mr. Hyde con los que muchos conviven. (más…)


Todo el Dinero para la SGAE

El Tribunal Supremo ha dado la razón a la SGAE en su batalla legal contra la Asociación de Internautas, un conflicto que se remonta al año 2004 (y aún más atrás en la lucha por el dominio) cuando la entidad de gestión demandó a la citada Asociación por contener en su página web direcciones y expresiones que atentaban contra el honor de la SGAE -como http://www.putasgae.org y http://www.antisgae.internaturas.org- y de su presidente ejecutivo, Eduardo Bautista. Tocan pagar 18.000€ a la entidad y otros tantos al máximo mandatario. (más…)


  

María Teresa Fernández de la Vega (Vicepresidenta primera del Gobierno) y Juan Antonio Martínez Camino (Presidente de la Conferencia Episcopal Española)

 

Me sorprende que exista tanta preocupación porque la Iglesia se manifieste, de palabra o hecho, en los asuntos mundanos, incluidos los políticos. Los eclesiásticos, antes que curas son ciudadanos y, por tanto, tienen los mismos derechos que cualquier otro ciudadano, incluido el derecho a expresar libremente sus ideas. Que éstas nos parezcan buenas o malas es otro cantar.  

La “Pelopollo” (vice del gobierno) y la Pajín predican y recuerdan a la ciudadanía que la soberanía reside en el Congreso (craso error, porque reside en el pueblo) y que los curas deberían callarse, dedicarse a su ministerio espiritual y no hacer política y, sobre todo, no presionar y no asustar a los diputados católicos con la excomunión, que esa injerencia es inaceptable. La primera parte de esta admonición, por obvia, resulta inapropiada; la segunda parte, es simplemente antidemocrática y, por tanto, desatinada.  

Los curas, individual o colectivamente, están en su derecho para intervenir en la Res Publica, del mismo modo que lo hacen otros colectivos y asociaciones seglares (intelectuales, cómicos, ecologistas, universitarios, homosexuales, deportivos, vecinales, etc). Y puesto que la Iglesia tiene su Reglas de Funcionamiento Interno, está en su derecho para sancionar a los miembros de la Iglesia (curas y seglares) que no actúen conforme a ellas. A los no católicos esas sanciones no les alcanzan; a los católicosnopracticantes, esas sanciones, al ser espirituales, seguro que no les puede producir incomodidad alguna.  

(más…)


Aparcamiento cochista en el Rectorado de la UCO. (Cortesía de Gerardo Pedrós, alias "Raquel Morrison")

Aparcamiento de bicicletas en el Rectorado de la UCO. (Cortesía de Gerardo Pedrós, alias "Raquel Morrison")

 Gerardo Pedrós , alias “Raquel Morrison” escribió en Flickr:

Se trata de aparcamientos en lugares públicos de la Administración que se disfrutan por vehículos privados.

Al hilo de ésto surge un tema:
¿Por qué se reservan espacios de dominio público en las administraciones para aparcar vehículos motorizados privados como motos y coches?
Entendemos que en estos sitios se podrían aparcar los vehículos oficiales de la Administración pero no los vehículos privados de los que trabajan en la Administración.
Proponemos el nombre de “Aparcamientos privilegiados pagados con dinero público.”

Aparte de la desaliñada redacción,  este sujeto demuestra una vez más su total desconocimiento de la terminología forense y administrativa. Y lo más grave no es que la ignore, sino que se atreve a rebuznar en público con el mayor desparpajo, como si supiese lo que dice.

Si tan solo aparcasen los “vehiculos oficiales, tan solo lo harían el automóvil oficial del Sr. Rector Magnífico (que vive cerquita y seguramente va andando hasta el rectorado) y algún vehículo motorizado del Servicio Técnico de la UCO, amén de las dos bicicletas de ese Servicio en Rabanales, aunque dudo que las utilicen en el trayecto Rabanales-Rectorado. Porque presumo que, de acuerdo con el planteamiento “dominio público” de Gerardo/Raquel, las “bicicletas privadas” de los trabajadores, alumnos y visitantes del Rectorado tampoco deberían aparcar en el recinto.

Pero no es así, parece que al susodicho Paladín Ciclistoide y Martillo de Cochistas no le preocupa lo más mínimo que los vehículos de tracción animal aparquen en “dominio público”, con sus aparcaderos costeados con “dineros públicos”, en ese mismo recinto u otros. Queda claro que a este individuo tan solo le preocupan los coches y sus usuarios, los “cochistas”, más obseso con este asunto que la niña de El Exorcista.

Por último, recordar al tarugo de Gerardo/Raquel que “dominio público” significa “conjunto de todos los bienes del estado y de los destinados a uso público“, por lo que no tiene nada de extraño que las instituciones den ese “uso público” a los espacios que tienen bajo su tutela, facilitando así al acceso a sus instalaciones de sus trabajadores y usuarios. Si se limitase el aparcamiento a los vehículos oficiales de los altos cargos, aparte de un derroche de recursos, se trataría más bien de un “dominio privado” e incluso “dominio señorial”.

Desconocozco si los profesores de la UCO, colegas de tan insigne iluminado, así como los demás trabajadores y alumnos de la UCO, están al tanto de las alucinaciones obsesivas de este cretino. Supongo que tendrá sus forofos, su grey. Pero dudo que sean tantos como para tener acojonado al Vicerrector de Campus, Antonio Cubero, débil de espíritu y de autoestima, según parece. Seguro que son muchos más los que, de enterarse, si este cobarde no tirase la piedra y ocultase su identidad bajo el burka de Raquel Morrison, le mostrarían algo más que desprecio.

Más fotos:

http://www.flickr.com/photos/raquel_morrison/sets/72157606440706551/
http://www.flickr.com/photos/raquel_morrison/2189825941/sizes/m/in/set-72157603712554263/
http://www.flickr.com/photos/raquel_morrison/2189825949/sizes/m/in/set-72157603712554263/

Página siguiente »