enero 2015



Graduación de Doctoras de la Universidad Jazan, en Arabia Saudí. Yo soy el seguno por la derecha de la primera fila. Estoy más tapaito para que no se vea que no utilizo “rimel” en los ojos.

 

Anuncios

La DGT quiere poner límite de velocidad y controles de alcoholemia a los peatones.

El consejo de Estado lo ridiculiza

Leer artículo completo en su fuente

A su juicio, esta conclusión es “insostenible”, pues los derechos de libertad y seguridad a circular libremente por el territorio nacional y a la intimidad personal de la Constitución, se verían dañado “por el simple hecho de que pasear por las vías se sometiera a estas restricciones”.

En este sentido, alega que, de llevarse a cabo la norma pretendida “los españoles habrían de abstenerse de participar en fiestas populares o de asistir a bodas y celebraciones en las que se consume habitualmente alcohol, ya que podrían verse sometidos a un control de alcoholemia si, en las inmediaciones, un vehículo sufre un accidente”.


En cuanto a la reducción de velocidad en zonas urbanas, el Consejo de Estado se muestra contrario a su aprobación porque “invade las competencias de las Entidades Locales” y apunta que, de llevarse a cabo esta norma, será “objeto de una inmediata impugnación por parte de los ayuntamientos”. Además, éstos han mostrado su oposición a la misma, al considerar que podría “colapsar” la circulación de las ciudades.


En cuanto a la normativa hacia los ciclistas, el Consejo de Estado, la denomina como “notablemente imprecisa”, con situaciones que considera “absurdas”, como, por ejemplo, fijar límites de velocidad para estos vehículos, cuando no poseen medidores.

Soy un peligrohttps://i1.wp.com/blogs.20minutos.es/capeando-la-crisis/files/2014/05/bici.jpg

Además, apunta que la autorización para transportar niños menores de cinco años por cualquier ciclista “contradice las regulaciones sobre medidas de seguridad vial de los menores” y que este reglamento “altera el modelo urbano en España, en el que la acerca y la zona peatonal no son un carril de circulación, sino un espacio de convivencia de los ciudadanos”.


No estoy en absoluto de acuerdo con la manida frase de que «los musulmanes son las primeras víctimas del integrismo radical», siempre destacada en negrita en los media para dar más énfasis a la frase y hacerla más digerible.

Obviamente, las primeras victimas son las personas asesinadas en nombre del Islam, bien sea por los yihadistas terroristas o «ajusticiadas» por los Tribunales de Justicia (es un sarcásmo) de los Estados Islámicos (desde Marruecos a Arabia, Irán, Indonesia,… ) en aplicación de ley de Mahoma.

Las siguientes víctimas son «la democracia y las libertades», nuestra forma de vivir en libertad sin que se nos pueda «ajusticiar» por lo que pensemos, lo que creamos, por lo que digamos (incluso si blasfemamos), por como vistamos, por lo que comamos o bebamos, con quien tengamos sexo, ….

Y después, muy de lejos, también son víctimas aquellos musulmanes de corazón puro y manos límpias que se manifiestan públicamente contra los desmanes y crímenes de sus correligionarios, sin «peros» añadidos, por la libertad de expresión, por el derecho a la vida,…. Cosa que todavia esta por ver. El día que lo veamos, podemos aceptar esa frase tan políticamente correcta que, como casi todo lo políticamente correcto, no pasa de ser una gran mentira.

La protesta contra las viñetas deriva en disturbios en varios países islámicos.

La protesta contra las viñetas deriva en disturbios en varios países islámicos. «Si eres CHARLIE, entonces yo soy KOUCHI»

GF078211--575x400

«Los caricaturistas blasfemos deben ser ahorcados»

 


Sobre la sátira

Reyes, tiranos y burócratas han hecho lo posible para dinamitar el comentario visual provocador. ¿Es una herramienta que puede seriamente denunciar cuestiones sociales?

Acabo de leer el magnífico artículo que publica hoy (17/01/2015) Fernando Savatar, maestro de maestros. Ni que decir que estoy de acuerdo con al al 110%, por lo menos. Invito a su lectura.

Fobia a las fobias

Por Fernando Savater

Empecemos por descartar un tópico bobo y falso: “Todas las opiniones son respetables”. Pues no, ni mucho menos. Todas las personas deben ser respetadas, eso sí, sean cuales fueren sus opiniones. Si alguien sostiene que dos y dos son cinco, no por ello debe ser encarcelado, ni ejecutado en la plaza pública (tampoco recomendado como profesor de aritmética). Pero su opinión puede y debe ser refutada, rechazada y, si viene al caso, ridiculizada.

Hacer click aquí para el documento completo.


Vivimos unos tiempos convulsos y desconcertantes. Hasta el Papa Francisco incita a la violencia.

.

Que una religión que se fundamenta en la sumisión completa a un dios, el único y verdadero, Alá es Grande, a través de las enloquecidas ensoñaciones de su profeta Mahoma incite a la violencia, hoy en el siglo XXI, por unas caricaturas de tan siniestro personaje, ya lo tenemos aprendido. Más que bien aprendido, lamentablemente lo hemos padecido; aunque no podemos entenderlo. Pero en Occidente somo así de multiculturales y no les exigimos, al igual que se exige para legalizar un partido político o una simple asociación ciudadana,  que sus «estatutos» sean democráticos, que no inciten a la violencia. A fin de cuenta se trata de una religión subdesarrollada y teocrática, a la que le falta de muchos hervores para ilustrarse y hacerse mínimamente compatible con el humanismo occidental.

Dios puede ser una idea, acertada o no; merecerá respeto no por si mismo sino por el respeto debido a sus creyentes, que a fin de cuenta son seres humanos. Pero el hombre es mucha más que una idea; es sujeto de derechos inalienables recogidos en una Declaración Universal de los Derechos Humanos. Aunque lo de “universal” no sea verdad; las teocracias islámicas no los reconocen.

yihadismoPor supuesto que los musulmanes son, también, victimas del terrorismo islámico, del fanatismo, de la intolerancia,… como no cesan de repetir una y mil veces los media. Estas manifestaciones tan reiterativas me parece que son una expresión de miedo ante algo que ya se considera imparable, ante una batalla que ya está empezada y que ya se da por perdida. Y que conste que no estoy escribiendo de una Guerra de Civilizaciones. Porque no se trata de una guerra. Para que haya guerra tienen que haber dos contendientes que se enfrenten con la intención, cada uno de ellos, de vencer y acabar con el contrario, No es nuestro caso. Aquí tan solo hay un atacante, el islamismo. Y nadie le planta cara; ni siquiera para defenderse. Y culpo al islamismo, no solo al islamismo radical, porque lo que estamos viendo, viviendo, es que todo el islamismo es radical. Porque el islam es radical, su libro es radical, los paises islámicos son teocracias radicales, los musulmanes que viven en paises no islámicos son radicales,… su objetivo es acabar con los infieles, con la decrépita y degradada, laica o cristiana, civilización occidental.

Après l'attaque perpétrée dans les locaux de

La clerecía islámica persa (que se sienta en la ONU, o sea que no son terroristas) exige a los dirigentes europeos una labor de “prevención” de la sátira, puesto que “el abuso de la libertad de expresión en Occidente no es aceptable, lo que significa una exigencia al establecimiento de un tipo penal específico que condene la blasfemia, al igual que sucede en todos los países islámicos, en los que se castiga con pena de muerte. Bueno tan bien se castiga con penas mayores, muerte incluida, la sodomía, el adulterio, la mujer violada, … y otras muchas delicatessen del mismo jaez.

Estoy de acuerdo con que no todos los musulmanes son terroristas, lo son tan solo unas decenas de miles, quizás no sean cientos de miles. Obviamente, la inmensa mayoría de los musulmanes no tienen el entrenamiento necesario para actuar como terroristas. Eso no quiere decir que, potencialmente, no lo sean; su religión es totalitaria y obliga a la sumisión y entrega total a su falso dios, tal como se lo inventó su falso profeta Mahoma. El islamismo ha sido y sigue siendo una de las mayores lacras y desgracias que han podido ocurrirle a la humanidad. Una religión que es incompatible con los Derechos Humanos, incluso con los derechos más elementales de las personas, no puede se considerada sino como ULTRAFACISTA.

papapacojpgEn Manila (Filipinas), el Papa Francisco predica que si alguién dice algo malo de mi madre, le daré un puñetazo, eso es lo nomal. Y por lo mismo, está justificando los asesinatos cometidos en nombre de la fe. No se pueden hacer bromas con la fe.

Le tenía yo un cierto respeto a este Papa. Parecía más integrado en el siglo, más humanista, pacífico, más por el perdón de las ofensas (o de las supuestas ofensas) que por la represión de la blasfemia. Pero no es más que otro ídolo con los pies de barro.

Hoy la blasfemia, tras los sucesos de París, está en las páginas de todos los medios, pero ¿qué es la blasfemia?.

En una pequeña celda, de una cárcel de Pakistán, una mujer (Asia Bibi), fervientemente católica, implora al Papa Francisco, y espera la muerte tras ser condenada por blasfemia. Trabajadora del campo, fue encargada de ir a buscar agua. El resto de las trabajadoras, seguidoras del Islam, se opusieron a que fuera, pues no siendo musulmana, contaminaría el recipiente y lo haría impuro. Por ello le exigieron que abandonara el cristianismo y que se hiciera musulmana. Ella contestó que Jesús murió en la cruz por los pecados de la humanidad y preguntó a las mujeres musulmanas que había hecho Mahoma por ellas. Presentada la denuncia por blasfemia, el juez la condenó a muerte por blasfemar contra el profeta.

La definición actual del término supone la ofensa verbal o de hecho hacia lo venerado por una religión, algo que a lo largo de la historia ha supuesto un arma de primer orden para todas las religiones, en su lucha contra todos aquellos que osaran discutir su terrenal y extracorpóreo poder.

Decía Bertrand Russell:

“Si hubiera un Dios, creo que sería poco probable que tuviese tal vanidad de ponerse incómodo como para sentirse ofendido por aquéellos que dudan de su existencia”.

Robert Redeker, filósofo, profesor, miembro de Les Temps Modernes, aseguraba recientemente que

“La religión no merece ni mas ni menos respeto que otras producciones notables de la imaginación humana. Nos podemos reir de Marx, Jesús o Mahoma, del Cristianismo y del Islam”.

Resulta excesivamente pretencioso exigir a los no creyentes que se comporten como creyentes ante los símbolos religiosos. Lo que la religión llama “respeto” no es mas que la pretendida sumisión universal a su particular imaginería social”.


¡Bravo por Charlie Hebdo!: genio y figura… hasta la sepultura.

Desgraciadamente, la segunda parte de aforismo se hizo realidad. Descansen en paz las victimas de tan atroz crimen contra las personas, contra la humanidad, contra la democracia, contra la libertad de expresión, contra la libertad de creación, …. contra la libertad, sin necesidad de concretar.

charlieReaparece hoy el semanario mártir, dando testimonio de que, ante la barbarie totalitaria, fanática, fascista,… que representa una religión anclada en el medievo, no podemos claudicar renunciando a nuestros valores, niretroceder un paso; de hacerlo, estaríamos todos perdidos, un retorno a los horrores del pasado.

En los estados islámicos, en los que el islamismo rige la vida y destino de sus «ciudadanos» (llamémosles así, por no llamarles vasallos o esclavos, que es lo cierto, aunque políticamente incorrecto) hasta en los más mínimos detalles, no se ha condenado el genocidio. Por el contrario, para más inri que decimosa quí, consideran que la portada de Charlie Hebdo, en la que un musulman (por el atuendo) llora y se identifica con la victimas es una provocación contra el el islam. Aun cuando, en sus turbias mentes, identifiquen a ese musulman lloroso con el Profeta Mahoma, nodeja de ser una señal inequívoca de que el Islam es incompatible con la democracia, con las libertades, con otras formas de vida que no sean las que ellos, los musulmanes quieren imponer a toda la humanidad.

Aquí, a Córdoba, a esta Córdoba en la que presuntamente convivieron las tres culturas o religiones de “El Libro” no creo que lleguen ejemplares de esta tirada histórica de Charlie Hebdo; aunque no pierdo la esperanza de que en los dos meses durante los que han prometido mantener la tirada viva, en los kioskos, alguna remesa llegue hasta aquí. Si alguién que lea este artículo sabe como hacerse con un ejemplar, le agradecería que deje aquí un comentario.

5 millones de ejemplares

5 millones de ejemplares — Ayer, un pato moribundo… Hoy, la tirada más grande del planeta. ¿Quién tuvo esta genial idea?


El ataque a la educación y las escuelas Waldorf

 Mauricio-José Schwarz

Las muñecas sin cara comunes en las escuelas Waldorf. Los niños tienen prohibido dibujar incluso caritas sonrientes hasta los 7 años.

Siguen abriéndose escuelas en España regidas por algo que se llama “pedagogía Waldorf”, como “La cabaña del árbol” en Toledo.

El concepto “pedagogía Waldorf” parece señalar un origen legítimo en las prácticas de esa disciplina, puesto que “pedagogía” es la “ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza”.

Pero no es así. Es un sistema de indoctrinación esotérico, ocultista y producto de las divagaciones de una sola persona, de quien ya hemos hablado aquí al referirnos a la más visible institución perteneciente a su secta: Banca Triodos, el ocultista y médium austriaco Rudolf Steiner.

La “pedagogía Waldorf” es una serie de principios educativos que Rudolf Steiner, fundador de la secta llamada “antroposofía”, dijo haber conocido no estudiando la enseñanza, ni los procesos cognitivos de los niños, ni lo que funciona o no mejor en un aula, sino poniéndose en trance místico y “consultando” de modo clarividente una especie de biblioteca mística universal esotérica de la sabiduría que llamaba “registro akáshico” y que decía que estaba escrito en el “éter”.
(más…)

Página siguiente »