Bicicletas SI



El camino de en medio

Hay varias maneras de ver una misma realidad y todas son válidas. Es fácil decirlo, pero mucho más difícil defenderlo. Sobre todo, cuando las tendencias dominantes empujan fuerte y tratan de imponer sus tesis desoyendo otras. En el impulso ciclista urbano pasa, igual que en otros campos donde hay alternativas.Ya está más que recogida la tendencia dominante de demandar espacios marginales exclusivos como vía para promocionar el uso de la bicicleta de una manera cualitativa y cuantitativa definitiva. Pero ¿qué pasa con los que promulgan que también se puede conseguir ese mismo reconocimiento y crecimiento sin necesidad de construir infraestructuras específicas para los ciclistas? ¿Están locos?

Es difícil postular que haya una sola vía o que algo sea mejor en el complicado terreno de la adaptación de la calle a los distintos usos para los que se la requiere, pero lo que está claro es que descartar algo categóricamente sin haberlo siquiera probado es tan poco inteligente como lo contrario.

Está claro que proponer, a muchos ciclistas noveles o a cualquier persona que quiera proponérselo, circular utilizando todo un carril (o el único carril) en muchas calles es un reto que muchas personas no están dispuestas a afrontar, pero no es menos cierto que evitar este tipo de medidas sistemáticamente para lo único que sirve es para demostrar que los ciclistas no tienen sitio y por tanto derecho en la calzada, dejando el camino expedito sólo a los motorizados. Sobre todo si lo único que se hace para facilitar el tránsito ciclista es construir unas cuantas vías segregadas o pintar unas cuantas aceras con mayor o menor acierto.
Siga leyendo en “Bicicletas, ciudades, viajes,…”

Nuevo accidente por los bolardos de granito
(Diario Córdoba – 25/11/2014)

Córdoba Un turismo acabó ayer boca abajo en la calle Escritor Conde de Zamora tras colisionar con uno de los bolardos de granito que separan la calzada de los antiguos estacionamientos, luego reconvertidos en carril bici. En el accidente, que no es el primero ocurrido en la zona, resultó herida una persona. Los bolardos han levantado ya numerosas quejas de vecinos y conductores.

Bolardos asesinos

Nuevo accidente por los bolardos de granito – A.J. GONZÁLEZ

Accidentes tan aparatosos como este, afortunadamente sin víctimas mortales,  de coches volcados o destrozados precisamente encima del carrilbici ocurren ocasionalmente. Pero, al ser imputables a un horripilante desacierto de diseño de los viales, en clara contradicción con las recomendaciones y normas de Seguridad Vial,  su frecuencia, e incluso la simple posibilidad de que pueda ocurrir, representa el bajísimo nivel intelectivo de nuestra autoridades municipales que mantienen tales engendros en nuestras calles, a sus acólitos y demás mercachifles de la movilidad ecologeta.

Pero accidentes con no más consecuencias que reventar dos o tres ruedas y destrozar los bajos del vehículo los hay casi a diario. Encima, si tienes la desgracia de accidentarte, deberás reparar tus daños a tus expensas y pagar la reinstalación de los peñascos. Y, para más escarnio, te obligan a  pagar un impuesto de circulación; además de cornudo, apaleado.

Si en tu empresa te falta un elemento de seguridad se te cae el pelo. La Administración, que debería velar por tu seguridad, instala elementos para ponerte en peligro. ¿Esperan a que muera alguien para quitar ese monstruoso disparate?

Afectados bolardos

@bolardosCordoba

Asociacion de afectados por los bolardos separadores de carril bici de Cordoba

¿Es partidario de que los bolardos de las vías urbanas sean reemplazados por otros hitos menos duros?
( Diario Córdoba – 27/11/2014 )


Adaptación cordobesa de un comentario a un artículo publicado aquí.

Los problemas que crean los carriles-bici son muy variados. Ahora destacaremos tan solo dos de ellos:

  • Ha atacado un bien cada vez más escaso: el aparcamiento al aire libre.
  • Está demonizando a un colectivo cada vez más atacado y acosado: los conductores.

A todos estos ciclistas radicales me gustaría verlos ir a su trabajo en bici  desde El Higuerón, Villarrubia, El Muriano,…

Y ahora alguien saldrá con: “pues combina el cercanías o el autobús con la bici“. Pues bien, si eso hiciera ocurría que:

  • Dependería de los horarios del transporte público interurbano/urbano (si se me pegan las sábanas 10 minutos, no llegaría 10 minutos tarde, sino más de 1 hora, por que habría perdido las conexiones).
  • Tardaría el el triple o más en llegar a mi trabajo (1h 30min, en vez de 20-25 min).
  • Me saldría más caro (6€, en vez de 3€, ida y vuelta).
  • Llegaría sudando a la empresa, después de haber salido de casa recién duchado.
  • Tendría que tener ropa limpia en la empresa (la vestimenta que observo en los ciclistas no es la adecuada para mi trabajo).
  • No tendría dónde dejar la bici con seguridad de que no me la roben ( y no es precisamente barata).
  • Al salir del trabajo, no podría echar una simple cerveza con los amigos,  ni pasar a ver a mi madre (el último tren de vuelta sale a las 22 y pico, y el autobús a las 23), y un largo etcétera.
  • Y podría seguir la lista, hablando de problemas de espalda o tendencia a coger un par de faringitis y gripes por año.

Peeero…., parece que el “gordocabrón” tiene solución para todo: si no usamos el transporte público por que el privado aún tiene ventaja, invirtamos la situación ¿Cómo? ¿Mejorando el transporte público? Nooo, eso sería caro y difícil.

Es mucho más fácil putear el transporte privado hasta que reviente y, además, sacar unas perras extras:

  • Convirtamos todo el aparcamiento libre en superficie (que YA hemos pagado con el impuesto del vehículo) en una fuente de ingresos extras: la Zona Azul
    • ¿Y la gente que trabaje en el centro todo el día?
    • Bah, que se las avíen. Total, por 0,60 euros/h y tener que salir a picar cada 2 horas, tampoco es para tanto.
  • Para conformar a todo el mundo enterremos el problema: aparcamientos subterráneos… al módico precio de 1,20 euros/hora…
    • Señor alcalde: me paso 9 horas al día como mínimo en mi lugar de trabajo ¿Sabe usted multiplicar? ¿Y restar? Lo digo porque soy mileurista (y autónomo, hay que joderse).
  • Cortemos accesos al centro de la Ciudad.
    • Genial, eso multiplica los ingresos de lo anteriormente mencionado.
  • Peatonalicemos a tutiplén para que sea imposible llegar a cualquier parte del centro si no es a pata.
  • Y si aún queda algún aparcamiento sin Zona Azul, dejemos que los gorrillas (esos que te arrancan un espejo si no pagas) devoren lo que queda de los conductores mientras la policía mira y ríe (y pone multas, eso sí).

Por no mencionar propuestas-disparate como la de  ¡Peaje para circular por el centro!.

Somos el demonio para los alcaldes (que van en cochazo oficial a todos lados), somos el demonio para los ciclistas, somos el demonio para los peatones, y aún a diario tengo que soportar escarnio público porque estar en contra de los carriles-bici es políticamente incorrecto, y en esta sociedad tan plural y democrática que tenemos, si dices algo políticamente incorrecto, vas a la hoguera.

Pues nada, señores ciclistas, siempre pensé que había sitio para todos en esta puñetera ciudad, pero dado que ustedes lo han convertido en una guerra, con cruzada incluida, de peatones y ciclistas contra conductores, nosotros tendremos que defendernos de algún modo. Y ya que a nosotros no nos defiende ningún alcalde megalómano, al menos nos queda las “Redes Sociales” para expresarnos libremente, aunque sea políticamente incorrecto.


La acera es peatonal

Las aceras de nuestras calles son espacios públicos esenciales para la vida urbana. Son lugares en los que nos comunicamos, conversamos, intercambiamos, jugamos, corremos, caminamos o, simplemente, estamos de pie o sentados.

Las aceras no son canales de circulación de vehículos. El tránsito de vehículos rompe la complejidad y el carácter que tienen, es decir, la forma en la que estamos y nos comportamos en ellas.

La circulación de vehículos por las aceras es especialmente negativa para los grupos más vulnerables de la sociedad; para los niños y niñas, las personas mayores o las personas con discapacidad. El sentimiento de confianza se torna en percepción de riesgo o incomodidad.

En los últimos tiempos, para resolver los problemas de seguridad y espacio disponible en la calzada que tienen vehículos como las motos, las bicicletas o los diversos patines motorizados, algunos ayuntamientos están pervirtiendo el carácter de las aceras permitiendo que aparquen o circulen por ellos, contraviniendo las leyes y rompiendo la cultura de uso del espacio público.

Las normativas de tráfico y, en particular, la legislación de seguridad vial desde sus inicios en los años veinte del siglo pasado, han considerado las aceras como un espacio exclusivamente peatonal.

La reforma del Reglamento General de Circulación vigente, la norma básica que orienta el comportamiento de conductores y peatones, que está siendo elaborada en la actualidad, es una oportunidad de reafirmar el carácter peatonal, no circulatorio de las aceras. Los problemas de circulación y aparcamiento de los vehículos más débiles en el tráfico no deben resolverse en las aceras, a costa de la seguridad y comodidad de los peatones.

Además, es también el momento de apostar por una movilidad más sostenible cuyos pilares deben ser la defensa y promoción de la movilidad peatonal y ciclista. La movilidad ciclista tiene un gran potencial como modo de transporte urbano y sin duda puede contribuir a la mejora ambiental de nuestras ciudades. Sin embargo sería un gravísimo error que la promoción de la bicicleta se hiciese a costa del espacio peatonal, de sus aceras.

En conclusión, las organizaciones firmantes, conscientes de que las normativas contribuyen a generar comportamientos, instan a la Dirección General de Tráfico del Ministerio del Interior a mantener en la legislación de seguridad vial los rasgos peatonales y no circulatorios de las aceras, a reforzar la idea de que LA ACERA ES PEATONAL.

Foro ANDANDO · CERMI · STOP Accidentes · P(A)T · CCOO · UGT · Ecologistas en Acción · ConBici

Otras organizaciones adheridas: Promoció del Transport Public · Asociación Cicloturista Pedalibre · Valencia en Bici · En Bici por Madrid · Colectivo Pedalea Zaragoza · Biciescuela Granada · Ciudad Ciclista · Melilla ConBici · Cuenca en Bici · Getafe en Bici · Gandía en Bici · Kalapie San Sebastián.

Noticia relacionada en Europa Press
Noticia relacionada en Europa Press TV
Noticia relacionada en Agencia EFE
Noticia relacionada en Madridiario
Noticia relacionada en Andalucía Información 
Noticia relacionada en El Correo
Noticia relacionada en Levante EMV
Noticia relacionada en Diario de Sevilla


El Ministerio del Interior prepara un nuevo Reglamento General de Circulación

Comentario copiado de

http://www.abc.es/20120717/espana/abci-bicicletas-circulacion-acera-201207171403.html#disqus_thread

Peligro CICLISTAS

Peligro CICLISTAS

Si tuvieramos que dar por buenos los comportamientos, en general, de los ciclistas y entender que este comportamiento responde al reglamento en vigor, voy a extractar los diferentes puntos que como peatón y automovilista vengo observando. He de decir que entre los ciclistas hay que efectuar una importante distinción en dos grupos: aquellos que utilizan la bicicleta como medio de transporte (en general más responsables) y los que aspiran a competir en las grandes citas europeas.
Reglamento en uso (según comportamientos)
· Las bicis tienen siempre prioridad sobre los vehículos a motor y sobre los mismos peatones.
· Pueden circular por las aceras, arcenes, calles o carreteras. Por donde mejor estimen oportuno.
· Su forma de conducir es siempre la más responsable. Los irresponsables son los demás.
· Los carril-bici se pueden utilizar si están correctamente señalizados y en óptimo estado, si tuvieran arena, piedrecillas o cualquier otro obstáculo pueden circular por la carretera.
· Los demás vehículos deben adelantar dejando 1,5 m. de seguridad mínima; pero las bicis pueden hacerlo rozando con manillares y espejos retrovisores cuanto sea necesario.
· A las bicis se les supone siempre un estado mecánico perfecto y no necesitan ITV ni ningún otro tipo de control técnico.
· Al ocupar espacios tan pequeños están exentas de pagar el impuesto de circulación.
· Para conducir una bici por una vía pública no se necesita ninguna preparación especial fuera de conseguir el equilibrio suficiente.
· Para evitar denuncias tontas, como ocurre con los vehículos a motor, no deben llevar matrícula alguna que pueda identificarlas.
· El ciclista no necesita ir cubierto por un seguro de responsabilidad civil. Si atropella a un peatón, siempre tienen el recurso de darse a la fuga. Si se ve implicado en un accidente con un “motorizado”, la culpa siempre será del “motorizado”. En el caso de “empate” (ciclista contra ciclista), se impondrá el “buen rollito” entre compadres.
· Para las bicis, los semáforos rojos no son más que lucecitas para animar las vías públicas y los pasos de cebra reminiscencias de nuestros orígenes esteparios.
· Pueden circular en fila o en animado grupo, comentando las circunstancias y proyectos del fin de semana.
· A los automovilistas que se comporten de manera ácida o crítica, puede insultárseles o hasta tirarles la botella de agua (yo lo he visto en diferentes ocasiones).
Bueno, simplemente espero que los amigos ciclistas esmeren su responsabilidad y no cumplan en nada los artículos de este “reglamento en uso”.


Copiado de: Bicicletas, ciudades, viajes ,…
miércoles, 26 de octubre de 2011

Tenemos un tesoro.

Y estamos dispuestos a desbaratarlo

EPOMM, la plataforma europea para la gestión de la movilidad lo muestra claramente en su mapa de ciudades asociadas. Vitoria-Gasteiz, la única representante de este sur tan castizo y tan nuestro, tiene el mejor reparto modal de no motorizados de toda esa representación, entre la que se encuentra lo más granado de la vieja Europa. Amsterdam, Rotterdam, Utrech, Bruselas, Groningen, Malmö o Münster no le llegan a la suela del zapato y no es precisamente por los que pedalean, sino por los que gastan suela.
 

Son los peatones, nuestros queridos y nunca suficientemente valorados peatones, los que marcan la diferencia. Lo recordaba hace algunos meses cuando afirmaba que ellos, los tan deseados centroeuropeos, no tienen peatones en sus ciudades inmaculadas, anodinas y con extrarradios interminables. Hoy las cifras y los repartos modales nos dan una imagen gráfica de esta realidad.

Una realidad que debe alertarnos sobre dos asuntos:

  • Uno, que somos unos privilegiados. Que si fuera al contrario tendríamos que estar soportando su suficiencia y nos veríamos abocados a aprender su maestría a la hora de hacer facilidades peatonales
  • Dos, que somos tan ignorantes, tan atrevidos y tan miserables que somos capaces de estar presenciando impávidos el vilipendio y la humillación de la masa crítica peatonal a base de intentar dar oportunidades a los ciclistas en el lugar equivocado, rivalizando con esa mayoría pedestre sólo porque nadie es capaz de cuestionar y limitar en serio el uso del coche en la ciudad.

Y lo peor del asunto es que somos tan estúpidos que, de la misma manera que nos lamentamos, envidiosos, de no haber tenido la valentía y  la visión estratégica de haber dado más oportunidades a la bicicleta en la configuración de nuestras ciudades, un día seremos capaces de criticar la desidia y la estulticia con la que se está arriconando a los caminantes a fuerza de privarlos de espacio, de libertad y de tranquilidad, con la inclusión de bicis, tranvías o cualquier otra modernidad en sus plataformas.

Lo más grave de todo este drama es que no despierta demasiada inquietud entre la ciudadanía y  no alarma en absoluto a los responsables de la cosa, obstinados en hacer toda suerte de inventos y ocurrencias por mejorar la cuota ciclista, que es lo que está de moda, por supuesto sin detrimento de la práctica motorizada. Y hay que contar entre dichos responsables tanto a los políticos, como a gran parte de la sociedad civil del ramo, felices con sus incrementos marginales y con estas vacas gordas después de tantos años de predicar en el desierto.

Mientras no seamos capaces de darnos cuenta de que en todo este turbio asunto de la movilidad sostenible, nuestro tesoro son los peatones, y no aprendamos a valorarlos suficientemente declarándolos especie protegida (igual que a los habitantes y a los comerciantes de la ciudad compacta), todo este juego de bicis, coches y transporte público puede ser mucho más obsceno, pernicioso e irreversible de lo que somos capaces de imaginar, que ya hemos dejado claro que es poco.

Dejarme que desconfíe de esta legión de incautos, miopes, agoreros y envidiosos que se han apropiado de la voluntad popular y han definido el bien común de acuerdo con sus vaguedades maximalistas y maniqueas, y que están sólo dispuestos a oir el eco de sus aplausos después de repetirse que esto va bien sin saber realmente cuál es el rumbo que siguen, mientras dilapidan fortunas, desperdician oportunidades y desprecian la riqueza que tienen.


Escena 1.- El conductor de un automóvil aparca impecablemente su vehículo, junto al acerado. El acompañante se dispone a salir y abre la puerta.  De pronto, un ciclista colisiona contra la puerta abierta y sale disparado. El carril-bici está sobre el acerado, justamente al lado del bordillo. ¿Quién tiene la culpa de este accidente?

a)      El ciclista, ya que circula por una zona en la que los pasajeros del automóvil tan solo confían encontrarse con viandantes que habrían advertido la apertura de la puerta y que, sin duda alguna, no habrían colisionado con ella. 

b)      El acompañante, ya que antes de abrir la puerta sobre la acera tendría que haber consultado su radar de bolsillo para prevenir la presencia de ciclistas a velocidades imprevisibles sobre el acerado (el carril-bici se encuentra sobre éste).

Escena 2.- Un autobús se detiene en su parada. Los pasajeros del autobús bajan con calma y confiados, puesto que descienden directamente sobre el acerado. Un pasajero, ya viandante, es atropellado por un ciclista. El carril-bici está sobre el acerado, próximo a la parada del autobús. ¿Quién tiene la culpa de este accidente?

a)      El ciclista, puesto que circula por una zona en la que los pasajeros del autobús, al apearse,  tan solo esperaban encontrarse con viandantes que habrían advertido su presencia y que marcharían a velocidades humanas de paseo, sin artilugios.

b)      El pasajero atropellado, ya que antes de bajarse del autobús, y a pesar de las prisas por apearse de los que vienen detrás, debería haber mirado a derecha e izquierda para prevenir la presencia de ciclistas a velocidades imprevisibles sobre el acerado (el carril-bici se encuentra sobre éste).

Escena 3.- Un automovilista se aproxima a un paso de peatones (paso cebra) con semáforo en ámbar intermitente o sin semáforo. No advierte la presencia de peatones aproximándose al paso cebra, con intención de cruzarlo, por lo que continua su marcha normal. De pronto, un ciclista irrumpe a 30 km/h (8 m/s) sobre el paso cebra y es atropellado por el automóvil o colisiona con el lateral de éste.  ¿Quién tiene la culpa de este accidente?

a)      El ciclista que circula por una zona reservada para el paso de peatones en la que el automovilista (y cualquiera) tan solo prevé encontrarse con viandantes andando a velocidades humanas normales, sin artilugios, en lugar de con un artefacto tripulado que irrumpe intempestivamente en la calzada, saliendo de no se sabe donde. El ciclista debería haberse apeado de su máquina y haber cruzado el paso de cebra como peatón, tras cerciorarse de poder hacerlo sin peligro (aunque tenga la prioridad, más vale ser precavido).

b)      El automovilista, ya que debe disponer de poderes sobrehumanos para anticiparse a la irrupción del cualquier vehículo tripulado (en este caso, una bicicleta) sobre la calzada, incluso proveniente del acerado. Así que lo que debería hacer el automovilista es pararse al llegar ante cada paso de cebra, bajarse de su automóvil, subirse en el techo del mismo, otear la presencia de ciclistas en el horizonte en un radio no inferior en el que empleará en poner de nuevo en marcha su automóvil y atravesar tan peligroso paraje (peligroso por la presencia de ciclistas, no de peatones).

 Escena 4.- Peatones que invaden los carriles bici, por razones varias: Acceder al paso de peatones para cruzar la calzada, llevar al perrito al otro lado del carril-bici para que haga pipí en los alcorques de los árboles, mal estado del acerado sobre el que el cochecito del bebé o el carrito de la compra va dando botes (el carril-bici es lisito), suma estrechez del espacio reservado para peatones sobre el acerado (¡¡¡cómo si todo el acerado no fuese peatonal!!!) o incluso total ausencia de acerado peatonal (el carril-bici se lo ha comido todo), y un largo etcétera.

En caso de accidente, en el que puede salir gravemente dañados tanto el viandante como el ciclista, ¿quién tiene la culpa?

Grupo en Facebook de peatones en contra de los carriles-bici

Grupo en Facebook de peatones en contra de los carriles-bici.

a)      El ciclista que circula por una zona que los viandantes no tienen identificada con la peligrosa calzada, y en la que, a pesar de ello, los artilugios mecánico circulan a velocidades muy dispares con la de su andar. Sobre el carril-bici carecen de esa percepción, por estar estos integrados o próximos a las zonas peatonales. Así pues, el ciclista, como conductor de un vehículo, debe estar atento a estas intrusiones, al igual que debe estarlo el conductor de un vehículo motorizado, y evitar el atropello.

b)      El viandante, ya que debe joderse con que los ciclistas le arrebaten sus espacios naturales: las aceras, los parques, las calles estrechas (por las que sería imposible la circulación de automóviles), las zonas peatonales, los bulevares, las concentraciones humanas no mecanizadas (mercadillos, espectáculos en la vía pública, entradas/salidas de colegios,…) Así que en, cuanto oigan el ring-ring de un bici-energúmeno, seguido o no de un “s’aparten, coño”, lo que deben hacer los viandantes es pegar rápidamente el culo a la pared o al seto más cercano so riesgo de que se los lleven por delante esa gentuza de “tan buen rollito”.

Supongamos el “caso muy improbable” (¡jeje!) de que la culpa sea del ciclista  y la “situación muy improbable” de que, después del accidente, éste no se dé a la fuga, como es habitual si el ciclista no ha quedado demasiado maltrecho. ¿Quién paga los platos rotos?

Click para ir a Bicilibre (presionar Mayusculas para abrir en nueva ventana)Evidentemente, el ciclista carece de Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil, puesto que no se le exige por ley (lo que ya de por si es un disparate). Así que tendría que responder de los daños a terceros con su patrimonio. Si no se ha dado a la fuga, para reclamarle el pago de daños, al no existir aseguradora a la que reclamar, hay que acudir a la denuncia en el juzgado, celebrar juicio con sus abogados, testigos, peritajes,… Si los daños no han sido cuantiosos, resulta más caro el collar que el perro, por lo que es mejor dejarlo correr. En caso contrario, el viandante, motorista, automovilista perjudicado lo tiene crudo para hacer valer su derecho y, encima, la opinión pública, animada por los media, lo acusarán de todo, menos bonito, porque estos bicicleteros, que no ciclistas, estos bici-energúmenos parece ser que tienen patente de corso en mor de la ecología, la sostenibilidad, la solidaridad, la saludabilidad, la convivencialidad,…  y toda la lista de ecolochorradas sostenibles en boga.

Instrucciones para peatones: Cómo circular por acerados con carril-bici.

Loor a los políticos y técnicos municipales que diseñan y ordenan la construcción de los carriles sobre el acerado, que toleran o “autorizan” a circular en bicicleta por las aceras y zonas peatonales, que promueven el uso de la bicicleta sin concienciar a los ciclistas de sus responsabilidades, que no penalizan sus infracciones, ni los obligan a identificarse para que no puedan eludirlas, que no les exigen un seguro de responsabilidad civil,… etcétera.

Vamos hacia el caos en carril bici.

 

Puede ser de su interés en este blog:
¿Carril-bici? ¿para qué?

Página siguiente »