diciembre 2009



ATC - Esquema procesamiento previo

ATC - Esquema del procesamiento de las barras de combustible gastadas en las Centrales Nucleares antes de su almacenamiento.

Greenpeace rechaza la construcción del cementerio nuclear centralizado 

Greenpeace ha mostrado su oposición a la decisión de ayer del Consejo de Ministros de “dar luz verde” a la propuesta del Ministerio de Industria de poner en marcha el proceso de construcción del cementerio nuclear centralizado (autorizando como primer paso la publicación de la convocatoria para la selección de los municipios candidatos). La organización ecologista considera que el Consejo de Ministros atenta, de este modo, contra la credibilidad de su propio anteproyecto de Ley de Economía Sostenible y de su discurso de sostenibilidad ambiental.  

La discusión acerca de ¡¡¡ Nucleares, NO!!! o de ¡¡¡ Nucleares, SI !!! no toca aquí y ni ahora. No por ello debe aplazarse sine die a nivel nacional, ya que resulta urgente abrir ese debate con toda la seriedad posible, sin dogmatismos ni prejuicios. La Economía Sostenible Nacional, el bienestar sostenible de los españoles está en juego. Ya sabemos que la opción, ¡¡¡Nucleares, NO!!! forma parte esencial del Dogma de Greenpeace. Sus argumentos (recordemos que los dogmas también se argumentan), como argumentos, son combatidos por otros argumentos, tan fundamentados o más que aquellos, a favor del ¡¡¡Nucleares, SI!!!

Pero lo que sorprende ahora es que Greenpeace, en su fundamentalismo atroz, se ciegue hasta el extremo de oponerse al almacenamiento de los residuos radiactivos de alta actividad, que ya existen y que están dispersos por la geografía nacional, en un lugar centralizado que asegure su custodia en seguridad. Entendería yo, que una vez conocido y estudiado el proyecto, Greenpeace denunciara sus debilidades, alegando contra los supuestos defectos técnicos que no acrediten la custodia segura que cabe exigir de un almacenamiento de esas características, por el bien de todos, del medio ambiente incluido.

Al oponerse, me hace más que dudar de la rectitud de sus intenciones. Me hace sospechar, incluso, en un no confesado, por inconfesable, regodeo de que “ocurra algo” en el alguno de los emplazamientos temporales actuales (las piscinas en las propias centrales), para confirmar así su carácter profético apocalíptico de cara a los papanatas de siempre. Cuanto peor mejor, suele ser la consigna de las organizaciones que viven de crear alarma, desasosiego y angustia entre la población, en general ignorante en estos temas. Porque es mucho más “eficiente” esa forma de actuar que persuadirnos para que renunciemos a la Sociedad del Bienestar, que es lo que en definitiva está en juego.

 Y para quienes no sepan de qué va realmente este asunto del ATC, hago este pequeño resumen.

 En general, se dispone de dos opciones de gestión de los residuos de alta actividad, y muy en particular los combustibles nucleares irradiados. Tras un cierto período de enfriamiento de las barras de combustible en la piscina de la propia central, se siguen alguno de estos dos procedimientos: 

  1.  “ciclo abierto”, que considera a los combustibles irradiados como residuos radiactivos para su almacenamiento o evacuación en un Almacén Geológico Profundo (AGP)
  2.  “ciclo cerrado” que considera su tratamiento o reproceso, para recuperar los materiales energéticos presentes en ellos (uranio y plutonio).

 En España, no hay una clara decisión sobre la primera; y, por diversas causas, tampoco la segunda opción se considera adecuada.

 En consecuencia, es necesario disponer de una tercera opción, aunque sea temporal, previa a cualquiera de las otras dos. Consiste en disponer de un Almacén Temporal Centralizado (ATC), es decir, que se almacenarán temporalmente y en la misma instalación y emplazamiento todos los combustibles irradiados generados en todas las centrales nucleares españolas, lo que permitirá, además de reducir costes, un control más efectivo por parte de la Administración, a través de los órganos técnicos (ENRESA) a los que se encomienda el ATC .

Para este tipo de almacenamiento pueden emplearse dos técnicas o procedimientos: en húmedo (piscinas) o en seco. ENRESA ha seleccionado la tecnología en seco mediante el almacenamiento en bóvedas. En las cámaras se almacenarán de uno o varios elementos combustibles confinados en tubos metálicos que se disponen, vertical u horizontalmente, en unas bóvedas refrigeradas por convección natural (ver animación explicativa).

 Ahora tan solo queda encontrar el emplazamiento.

Contenedor metálico para el transporte de combustible gastado

Contenedor metálico para el transporte de combustible gastado desde la piscina de la propia central al ATC.

Anuncios

Pase con muleta

Pase de muleta

Gonzalo Santoja
Domingo , 20-12-09 

La crisis económica, dramáticamente acentuada día a día, de la que ni siquiera se han salvado los entierros (ha caído en picado la venta de coronas, los mensajes por internet están acabando con las esquelas, los chinos se están adueñando del negocio de los féretros), también ha causado estragos en el mundo del toro, imponiendo una disminución notable en el número de festejos. No podía ser de otra forma; la crisis es para todos.  

En consecuencia, en los campos del bravo permanecen varios cientos de cinqueños sin lidiar, toros que carecen de perspectivas en la Fiesta al salirse de la edad reglamentaria. Como los ganaderos no pueden permitirse el lujo de mantener en barbecho tan crecida legión de morlacos, quimera que ecológicamente representaría un desatino al romper el equilibrio delicado de la dehesa, su destino fatal apunta hacia los mataderos. Salvo que los anti taurinos pasen de la retórica gratuita a los hechos respetables. Magnífica ocasión, sin duda, la que se les ofrece. 

(más…)


Emisiones de GEI

Fábrica de cemento en las afueras de Baokang, provincia de Hubei en China (7/12/2007).

La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima concluyó esta tarde de sábado después de trece días de debates. Cabe preguntarse que es lo que se ha conseguido durante estas dos animadísimas semanas en las que se han congregado miles de congresistas y de activistas.

Acuerdos, pocos, por no decir ninguno. El principal logro, que no acuerdo ejecutable, de la “cumbre” es el Acuerdo de Copenhague que recoge unas pocas sugerencias y reflexiones acerca de la existencia del problema, como si a estas alturas todavía hubiera que convencer a alguien. Así, se reconoce la necesidad de hacer algo para limitar el aumento de la temperatura media del planeta a 2º C respecto a su nivel preindustrial. Pero sin entrar en ratificar acuerdos y normas de obligado cumplimiento por todas las partes que sirvan realmente para resolver el problema. La cuestión crucial de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a medio plazo (2020) se planteará en enero, pasada la resaca navideña. Los objetivos a largo plazo (2050) ni siquiera se mencionan. Para este viaje no se necesitaban tan faustuosas alforjas.

Algo si ha quedado claro de nuevo, aunque ya da hasta vergüenza recordarlo. Este mundo es insolidario hasta el tuétano, aunque sea políticamente incorrecto reconocerlo. Cada palo que aguante su vela, parece que era la consigna. Los países desarrollados, que son los responsables inequívocos del Cambio Climático, lejos de renunciar a seguir contaminando, intentan traspasar la carga de la reducción de las emisiones a los países en desarrollo. Pensaron que en Copenhague podrían convencer a los países subdesarrollados para comprarles su “derecho a contaminar” a cambio promesas de dineros miserables. La compra y venta de humo es un negocio rentable, con expectativas de futuro, que, además apacigua la mala conciencia de los países ricos mediante unas calculadas limosnas a los países desheredados de la fortuna.  Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y Sudán rechazan este planteamiento, aunque son muchos más los que lo contemplan con recelo. (Véase Declaración de países ALBA en Copenhague: ¡No hay que cambiar el clima, hay que cambiar el sistema!)

En la cumbre de Bali (diciembre 2007), se acordó una “hoja de ruta climática” que hubiera debido concluir ayer con un ambicioso tratado para reducir las emisiones. Se esperaba de esta cumbre una referencia, una inflexión no solo hacia una sociedad menos dependiente de los combustibles fósiles (el agotamiento de estos recursos así lo exige), sino mucho más, algo así como una renovada revolución verde y solidaria.  Pero el desencanto, que se fraguaba y veía venir,  ha llegado finalmente. El texto final de Dinamarca, elaborado a puertas cerradas bajo la presión del presidente de Estados Unidos, quedó sancionado a través del ardid de “tomar nota”, sin el peso jurídico de un tratado o convención internacional y con el repudio expreso de varias delegaciones. .

Todo era una gran falsa, teatro, puro teatro, a beneficio de un selecto reparto de actores, de tramoyistas, de público y autoridades invitadas,…  una opulenta claque. Y fuera, en la calle, el otro espectáculo, más villano, representado por el elenco del anticasitodo.

Mucha bambolla, mucha ostentación en la puesta en escena, mucho público invitado con los gastos pagados, muchas comidas y cenas de trabajo, para tan paupérrimos resultados. Bueno, al menos los prostíbulos de Copenhague si han hecho su agosto en diciembre. Ese honrado gremio debiera redactar la “hoja de ruta moral” para las próximas Cumbres, que haberlas, las habrá. ¡Menudo chollo!


  

María Teresa Fernández de la Vega (Vicepresidenta primera del Gobierno) y Juan Antonio Martínez Camino (Presidente de la Conferencia Episcopal Española)

 

Me sorprende que exista tanta preocupación porque la Iglesia se manifieste, de palabra o hecho, en los asuntos mundanos, incluidos los políticos. Los eclesiásticos, antes que curas son ciudadanos y, por tanto, tienen los mismos derechos que cualquier otro ciudadano, incluido el derecho a expresar libremente sus ideas. Que éstas nos parezcan buenas o malas es otro cantar.  

La “Pelopollo” (vice del gobierno) y la Pajín predican y recuerdan a la ciudadanía que la soberanía reside en el Congreso (craso error, porque reside en el pueblo) y que los curas deberían callarse, dedicarse a su ministerio espiritual y no hacer política y, sobre todo, no presionar y no asustar a los diputados católicos con la excomunión, que esa injerencia es inaceptable. La primera parte de esta admonición, por obvia, resulta inapropiada; la segunda parte, es simplemente antidemocrática y, por tanto, desatinada.  

Los curas, individual o colectivamente, están en su derecho para intervenir en la Res Publica, del mismo modo que lo hacen otros colectivos y asociaciones seglares (intelectuales, cómicos, ecologistas, universitarios, homosexuales, deportivos, vecinales, etc). Y puesto que la Iglesia tiene su Reglas de Funcionamiento Interno, está en su derecho para sancionar a los miembros de la Iglesia (curas y seglares) que no actúen conforme a ellas. A los no católicos esas sanciones no les alcanzan; a los católicosnopracticantes, esas sanciones, al ser espirituales, seguro que no les puede producir incomodidad alguna.  

(más…)


Ramón Bagó con el President José Montilla

La Bitác0ta de Azud, siempre preocupada por la seguridad de sus lectores, entre los cuales pudiera haber algún simpatatizante o  votante del PP, se complace en reproducir el siguiente artículo publicado por Alfonso Ussía en “La Razón” y que está circulando ampliamente por la Red.

ALFONSO USSÍA
3/12/2009

El empresario turístico y ex alcalde de Calella de Mar por CiU y con los votos del PP, Ramón Bagó, arrebatado de pasión catalanista, defendió en un acto público la conveniencia de matar a todos los del Partido Popular. «¡Hay que matar a todos los del PP!» Y se quedó tan ancho y tan pancho. Igual de ancho y de pancho que los representantes y portavoces políticos de Cataluña, que no han criticado ni desautorizado el deseo públicamente expresado por el señor Bagó. Como éste, condecorado con la Cruz de San Jorge, no ha especificado si hay que matar a los dirigentes, militantes o votantes del PP en Cataluña, o si su deseo se extiende también a los dirigentes, militantes y votantes del PP del resto de España —todos son todos, señor Bagó— es recomendable alertar del peligro a los ciudadanos que libre y democráticamente apoyan al Partido Popular.

(más…)


Aparcamiento cochista en el Rectorado de la UCO. (Cortesía de Gerardo Pedrós, alias "Raquel Morrison")

Aparcamiento de bicicletas en el Rectorado de la UCO. (Cortesía de Gerardo Pedrós, alias "Raquel Morrison")

 Gerardo Pedrós , alias “Raquel Morrison” escribió en Flickr:

Se trata de aparcamientos en lugares públicos de la Administración que se disfrutan por vehículos privados.

Al hilo de ésto surge un tema:
¿Por qué se reservan espacios de dominio público en las administraciones para aparcar vehículos motorizados privados como motos y coches?
Entendemos que en estos sitios se podrían aparcar los vehículos oficiales de la Administración pero no los vehículos privados de los que trabajan en la Administración.
Proponemos el nombre de “Aparcamientos privilegiados pagados con dinero público.”

Aparte de la desaliñada redacción,  este sujeto demuestra una vez más su total desconocimiento de la terminología forense y administrativa. Y lo más grave no es que la ignore, sino que se atreve a rebuznar en público con el mayor desparpajo, como si supiese lo que dice.

Si tan solo aparcasen los “vehiculos oficiales, tan solo lo harían el automóvil oficial del Sr. Rector Magnífico (que vive cerquita y seguramente va andando hasta el rectorado) y algún vehículo motorizado del Servicio Técnico de la UCO, amén de las dos bicicletas de ese Servicio en Rabanales, aunque dudo que las utilicen en el trayecto Rabanales-Rectorado. Porque presumo que, de acuerdo con el planteamiento “dominio público” de Gerardo/Raquel, las “bicicletas privadas” de los trabajadores, alumnos y visitantes del Rectorado tampoco deberían aparcar en el recinto.

Pero no es así, parece que al susodicho Paladín Ciclistoide y Martillo de Cochistas no le preocupa lo más mínimo que los vehículos de tracción animal aparquen en “dominio público”, con sus aparcaderos costeados con “dineros públicos”, en ese mismo recinto u otros. Queda claro que a este individuo tan solo le preocupan los coches y sus usuarios, los “cochistas”, más obseso con este asunto que la niña de El Exorcista.

Por último, recordar al tarugo de Gerardo/Raquel que “dominio público” significa “conjunto de todos los bienes del estado y de los destinados a uso público“, por lo que no tiene nada de extraño que las instituciones den ese “uso público” a los espacios que tienen bajo su tutela, facilitando así al acceso a sus instalaciones de sus trabajadores y usuarios. Si se limitase el aparcamiento a los vehículos oficiales de los altos cargos, aparte de un derroche de recursos, se trataría más bien de un “dominio privado” e incluso “dominio señorial”.

Desconocozco si los profesores de la UCO, colegas de tan insigne iluminado, así como los demás trabajadores y alumnos de la UCO, están al tanto de las alucinaciones obsesivas de este cretino. Supongo que tendrá sus forofos, su grey. Pero dudo que sean tantos como para tener acojonado al Vicerrector de Campus, Antonio Cubero, débil de espíritu y de autoestima, según parece. Seguro que son muchos más los que, de enterarse, si este cobarde no tirase la piedra y ocultase su identidad bajo el burka de Raquel Morrison, le mostrarían algo más que desprecio.

Más fotos:

http://www.flickr.com/photos/raquel_morrison/sets/72157606440706551/
http://www.flickr.com/photos/raquel_morrison/2189825941/sizes/m/in/set-72157603712554263/
http://www.flickr.com/photos/raquel_morrison/2189825949/sizes/m/in/set-72157603712554263/


González-Sinde

La Ministra de Incultura y Titiriteros, González-Sinde, muñidora del Atentado a las Libertades Ciudadanas. (Cortesías de http://www.mibestiario.es)

Manifiesto: “En defensa de los derechos fundamentales en Internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura – la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Página siguiente »