Energía Nuclear



La Energía Nuclear sonrie al futuro.

La Energía Nuclear sonrie al futuro.

Excelente artículo el del Prof. Santiago Navajas, Profesor de Filosofía, como modestamente se rubrica (autocalificarse de intelectual no estaría bien visto, aunque corresponda en este caso) en el Diario Córdoba de hoy.  

Llevamos ya  decenas de años de propaganda antinuclear furibunda, sectaria, propagando el pánico y el terror entre la población más indefensa, por su falta de formación científica. Incluidos niños de parvulario a quienes se le ha sustituido el miedo al sacamantecas de antaño por el de lo nuclear de hogaño.  Ya va siendo hora de que “se permita” la expresión pública en la defensa de los usos civiles de la Energía Nuclear.  Y digo “se permita” porque, aunque no esté explícitamente prohibido explicar las ventajas de la energía nuclear, hay que armarse de valor para salir a la palestra y pronunciarse a su favor, incluso simplemente para discrepar del ideario ultraecologista. Hasta hace poco, pronunciarse en tal sentido era  tanto como postularse para el Premio de Persona Non Grata entre una amplia capa social (política incluida), generalmente indocumentada (políticos incluidos), que podía darle o traerle a uno algunos problemas.   (más…)

Anuncios

ATC - Esquema procesamiento previo

ATC - Esquema del procesamiento de las barras de combustible gastadas en las Centrales Nucleares antes de su almacenamiento.

Greenpeace rechaza la construcción del cementerio nuclear centralizado 

Greenpeace ha mostrado su oposición a la decisión de ayer del Consejo de Ministros de “dar luz verde” a la propuesta del Ministerio de Industria de poner en marcha el proceso de construcción del cementerio nuclear centralizado (autorizando como primer paso la publicación de la convocatoria para la selección de los municipios candidatos). La organización ecologista considera que el Consejo de Ministros atenta, de este modo, contra la credibilidad de su propio anteproyecto de Ley de Economía Sostenible y de su discurso de sostenibilidad ambiental.  

La discusión acerca de ¡¡¡ Nucleares, NO!!! o de ¡¡¡ Nucleares, SI !!! no toca aquí y ni ahora. No por ello debe aplazarse sine die a nivel nacional, ya que resulta urgente abrir ese debate con toda la seriedad posible, sin dogmatismos ni prejuicios. La Economía Sostenible Nacional, el bienestar sostenible de los españoles está en juego. Ya sabemos que la opción, ¡¡¡Nucleares, NO!!! forma parte esencial del Dogma de Greenpeace. Sus argumentos (recordemos que los dogmas también se argumentan), como argumentos, son combatidos por otros argumentos, tan fundamentados o más que aquellos, a favor del ¡¡¡Nucleares, SI!!!

Pero lo que sorprende ahora es que Greenpeace, en su fundamentalismo atroz, se ciegue hasta el extremo de oponerse al almacenamiento de los residuos radiactivos de alta actividad, que ya existen y que están dispersos por la geografía nacional, en un lugar centralizado que asegure su custodia en seguridad. Entendería yo, que una vez conocido y estudiado el proyecto, Greenpeace denunciara sus debilidades, alegando contra los supuestos defectos técnicos que no acrediten la custodia segura que cabe exigir de un almacenamiento de esas características, por el bien de todos, del medio ambiente incluido.

Al oponerse, me hace más que dudar de la rectitud de sus intenciones. Me hace sospechar, incluso, en un no confesado, por inconfesable, regodeo de que “ocurra algo” en el alguno de los emplazamientos temporales actuales (las piscinas en las propias centrales), para confirmar así su carácter profético apocalíptico de cara a los papanatas de siempre. Cuanto peor mejor, suele ser la consigna de las organizaciones que viven de crear alarma, desasosiego y angustia entre la población, en general ignorante en estos temas. Porque es mucho más “eficiente” esa forma de actuar que persuadirnos para que renunciemos a la Sociedad del Bienestar, que es lo que en definitiva está en juego.

 Y para quienes no sepan de qué va realmente este asunto del ATC, hago este pequeño resumen.

 En general, se dispone de dos opciones de gestión de los residuos de alta actividad, y muy en particular los combustibles nucleares irradiados. Tras un cierto período de enfriamiento de las barras de combustible en la piscina de la propia central, se siguen alguno de estos dos procedimientos: 

  1.  “ciclo abierto”, que considera a los combustibles irradiados como residuos radiactivos para su almacenamiento o evacuación en un Almacén Geológico Profundo (AGP)
  2.  “ciclo cerrado” que considera su tratamiento o reproceso, para recuperar los materiales energéticos presentes en ellos (uranio y plutonio).

 En España, no hay una clara decisión sobre la primera; y, por diversas causas, tampoco la segunda opción se considera adecuada.

 En consecuencia, es necesario disponer de una tercera opción, aunque sea temporal, previa a cualquiera de las otras dos. Consiste en disponer de un Almacén Temporal Centralizado (ATC), es decir, que se almacenarán temporalmente y en la misma instalación y emplazamiento todos los combustibles irradiados generados en todas las centrales nucleares españolas, lo que permitirá, además de reducir costes, un control más efectivo por parte de la Administración, a través de los órganos técnicos (ENRESA) a los que se encomienda el ATC .

Para este tipo de almacenamiento pueden emplearse dos técnicas o procedimientos: en húmedo (piscinas) o en seco. ENRESA ha seleccionado la tecnología en seco mediante el almacenamiento en bóvedas. En las cámaras se almacenarán de uno o varios elementos combustibles confinados en tubos metálicos que se disponen, vertical u horizontalmente, en unas bóvedas refrigeradas por convección natural (ver animación explicativa).

 Ahora tan solo queda encontrar el emplazamiento.

Contenedor metálico para el transporte de combustible gastado

Contenedor metálico para el transporte de combustible gastado desde la piscina de la propia central al ATC.