ciclistaCiclista montando en bicicleta sobre la acera de una gran ciudad.
Foto: Flickr/Sascha Kohlmann
Escrito por: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Un fenómeno recorre Europa y el mundo. Los ciclistas van tomando poco a poco las grandes ciudades y están ayudando a proteger el medio ambiente, hacer territorios verdes y crear un mundo más sostenible. Hasta ahí, bravo.

Pero a raíz de esa sana conquista de la metrópoli, se ha creado una especie de dictadura donde los ciclistas más incívicos imponen sus leyes en los pasos de peatones, en las aceras y hasta en los circuitos silvestres o parques.

Y es entonces cuando el peatón se ve amenazado. Por eso, lanzo este manifiesto que debería ser motivo de reflexión para los ciclistas más contumaces:

1.- Los peatones llegaron antes. En la larga vida de 250.000 del homo sapiens, hemos sido fundamentalmente peatones. La bicicleta de masas, es un invento muy reciente.

2.- La ciudad no es solo del ciclista. Muchos ciclistas quieren circular a sus anchas por las avenidas, por el carril bici y por las aceras. No. Las aceras son de los peatones.

3.- La velocidad supone un peligro. Un peatón camina a una media de 5 kilómetros por hora y es inofensivo. Un ciclista a 20 kilómetros por hora puede convertirse en un proyectil.

4.- Los pasos de peatones son para peatones. Como su nombre indica, la prioridad del paso cebra o con semáforo es para el peatón. Hay que respetar su derecho de paso.

5.- Todos deben respetar los semáforos. Una costumbre del ciclista es saltarse los semáforos sin importarle si está en verde para el peatón. La prioridad es del peatón.

6.- Un peatón contamina aún menos. Desde el casco de plástico  del ciclista hasta su bicicleta, todo eso contiene más derivados del petróleo de los que puede llevar encima un peatón.

7.- En los parques, los peatones primero. Un ciclista no debe ir por los parques a la carrera asustando a los peatones y rozándoles por ambos lados.

8.- La fecha de caducidad del ciclista es más corta. A cierta edad el ciclista ya no puede ir sobre dos ruedas porque es anciano y una caída puede suponer rotura de cadera. Entonces, volverá a ser peatón y pedirá estos derechos.

9.- Por número de votos, hay más peatones. En términos democráticos, hay más peatones que ciclistas con lo cual hay que respetar su derecho a transitar porque son mayoría.

Epílogo: este no es un manifiesto contra los ciclistas sino contra aquellos ciclistas que ejercen una dictadura sobre dos ruedas.


Matrícula y seguro para las bicis ( Diario Córdoba – 15/12/2015 )

Una joven transita en bicicleta por la céntrica calle Gondomar, entre numerosos peatones.

Una bicicleatona adulta hembra circula  por la céntrica calle Gondomar, entre numerosos peatones.

Mucho se está escribiendo sobre los veladores en las aceras, que no ocasionan ningún peligro, y sin embargo no le damos importancia al riesgo que supone para los viandantes que las bicicletas, algunas a gran velocidad, campen a sus anchas por aceras y zonas peatonales. Ayer, al salir del portal de mi casa, me atropelló un ciclista que circulaba por la acera. Afortunadamente no iba con velocidad y el impacto solo quedo en una pérdida de equilibrio y un leve golpe. Pero este hecho me hace reflexionar sobre el fenómeno, cada vez más de moda, del ciclista invadiendo el terrero del peatón. Y es que de un tiempo a esta parte han proliferado de forma importante las bicicletas por las calles de la ciudad. Es un transporte ecológico y sano ante el que no tengo nada que objetar. Ahora sí, eso no exime de responsabilidad a sus usuarios. Me explico. Creo que todos los cordobeses, con pocas excepciones, han estado a punto de recibir un golpe, o lo han recibido, cuando caminaban tranquilamente por los acerados de la ciudad. Da la impresión que los kilómetros de carril bici esparcidos por la ciudad (algunos tramos afeando horriblemente el entorno) son meros adornos por los que circulan menos ciclistas de los que debían. Y es que no tenemos arreglo, nos saltamos impunemente las normas cívicas mientras no se coja el lápiz para la sanción correspondiente. En Sevilla ya se está sancionando a los ciclistas que circulan por aceras y zonas peatonales y parece que con esta medida la seguridad y el orden están llegando a las calles. Aquí debían tomarse medidas similares para evitar sustos y golpes. Aunque yo iría mas allá y rememorando tiempos de mi juventud, obligaría a las bicicletas a llevar matrícula y seguro de daños a terceros, tal como llevan muchos perros. Sería lo mejor para todos. Y lo que es más importante, en un vehículo que desarrolla una velocidad, como es la bicicleta y puede producir un impacto gravoso para las personas, todos quedaríamos amparados ante un posible percance. Piénselo quien corresponda y, si lo considera oportuno, actúe en consecuencia.

Rafael Rodríguez Aro

Córdoba


EL SILENCIO

El autor de este mensaje es el Dr. Emanuel Tanay, nacido en 1928, judío sobreviviente del Holocausto, conocido y muy respetado psiquiatra forense radicado en los EUA. Un hombre, cuya familia pertenecía a la aristocracia alemana antes de la Segunda Guerra Mundial, fue propietario de una serie de grandes industrias y haciendas. Cuando se le preguntó ¿cuántos de los alemanes eran realmente nazis?, la respuesta que dio puede guiar nuestra actitud hacia el fanatismo.

GF078211--575x400

Muy pocas personas eran nazis en verdad” dijo, “pero muchos disfrutaban de la devolución del orgullo alemán, y muchos más estaban demasiado ocupados para preocuparse. Yo era uno de los que sólo pensaba que los nazis eran un montón de tontos. Así, la mayoría simplemente se sentó a dejar que todo sucediera. Luego, antes de que nos diéramos cuenta, los nazis eran dueños de nosotros, se había perdido el control y el fin del mundo había llegado. Mi familia perdió todo. Terminé en un campo de concentración y los Aliados destruyeron mis fábricas…”

Se nos dice que la gran mayoría de los musulmanes sólo quieren vivir en paz. El hecho es que los fanáticos dominan el Islam, tanto en este momento como en la historia. Son los fanáticos los que marchan. Se trata de los fanáticos los que producen guerras. Se trata de los fanáticos los que sistemáticamente masacran cristianos o grupos tribales en África y se van adueñando gradualmente de todo el continente en una ola islámica. Estos fanáticos son los que ponen bombas, decapitan, asesinan. Son los fanáticos los que toman mezquita tras mezquita. Se trata de los fanáticos los que celosamente difunden la lapidación y la horca de las víctimas de violación y los homosexuales. Se trata de los fanáticos los que enseñan a sus jóvenes a matar y a convertirse en terroristas suicidas. El hecho cuantificable y duro es que la mayoría pacífica, la “mayoría silenciosa” es intimidada e imperceptible.

  • La Rusia comunista estaba compuesta de los rusos, que sólo querían vivir en paz. Sin embargo, los comunistas rusos fueron responsables por el asesinato de cerca de 100 millones de personas. La mayoría pacífica era irrelevante.
  • La enorme población de China era también pacífica, pero los comunistas chinos lograron matar la asombrosa cifra de 70 millones de personas.
  • El individuo japonés medio antes de la Segunda Guerra Mundial no era un belicista sádico. Sin embargo, Japón asesinó y masacró, en su camino hacia el sur de Asia Oriental, en una orgía de muerte que incluyó el asesinato sistemático, a 12 millones de civiles chinos, la mayoría muertos por espada, pala y bayoneta.
  • Y, ¿quién puede olvidar Ruanda, que se derrumbó en una carnicería?… ¿Podría no decirse que la mayoría de los ruandeses eran amantes de la paz?

Las lecciones de la historia son con frecuencia increíblemente simples y contundentes. Sin embargo, a pesar de todos nuestros poderes de la razón, muchas veces olvidamos el más básico y sencillo de los hechos:

Los musulmanes amantes de la paz se han hecho irrelevantes por su silencio. Los musulmanes amantes de la paz se convertirán en nuestro enemigo si no se pronuncian, porque al igual que mi amigo de Alemania, se despertarán un día y encontrarán que los fanáticos los poseen, y el fin de su mundo habrá comenzado. Los alemanes, amantes de la paz, japoneses, chinos, rusos, ruandeses, serbios, afganos, iraquíes, palestinos, somalíes, nigerianos, argelinos, y muchos otros han muerto a causa de que la mayoría pacífica no se pronunció hasta que fue demasiado tarde.

En cuanto a nosotros, que somos espectadores ante los eventos en desarrollo, debemos prestar atención al único grupo que cuenta: los fanáticos que amenazan nuestra forma de vida.

Por último, cualquiera que duda de que la cuestión sea grave y elimina este mensaje sin reenviarlo, está contribuyendo a la pasividad que permite a los problemas expandirse. Esperemos que miles de personas, en todo el mundo, lean y piensen sobre él, antes de que sea demasiado tarde.


Así se realiza la islamización de Europa (porcentajes de violencia)

nazi-islamEl Islam no es una religión, ni un culto. En su forma más amplia, es una forma de vida 100% completa, total. El Islam tiene componentes religiosos, legales, políticos, económicos, sociales y militares. El componente religioso es una tapadera de todos los demás componentes.

La islamización comienza cuando se alcanza en un país un número suficiente de musulmanes como para poder comenzar campañas en favor de privilegios religiosos.

Cuando en las sociedades políticamente correctas, tolerantes y culturalmente diversas se aceptan las demandas de los musulmanes en favor de sus privilegios religiosos, algunos de los restantes componentes tienden también a infiltrarse en el resto de los aspectos de la vida ciudadana.

He aquí cómo funciona todo esto.

En tanto la población musulmana permanezca alrededor, o por debajo del 2% de la de cualquier país, ésta será vista por la población local como una minoría amante de la paz, y no como una amenaza hacia los demás ciudadanos.Éste es el caso de lo que ocurre en:

Estados Unidos 0,6% de musulmanes
Australia 1,5% de musulmanes
Italia 1,5% de musulmanes
China 1,8% de musulmanes
Noruega 1,8% de musulmanes
Canadá 1,9% de musulmanes

Con una población que alcance entre el 2% y el 5%, los musulmanes comienzan con el proselitismo entre otras minorías étnicas y grupos descontentos del lugar, a menudo con reclutamientos considerables en cárceles y entre las bandas callejeras. Esto está ocurriendo en:

Dinamarca 2,0% de musulmanes
Reino Unido 2,7% de musulmanes
Alemania 3,7% de musulmanes
España 4,0% de musulmanes
Tailandia 4,6% de musulmanes

A partir del 5% de población musulmana, estos ejercen una influencia desorbitada con respecto al porcentaje de población que representan. Por ejemplo, insistirán en la introducción de los alimentos halal (limpios de acuerdo a los preceptos islámicos), asegurándose de esta manera empleos de manipuladores de alimentos reservados a los musulmanes. Empezarán las presiones sobre las cadenas de supermercados para que muestren alimentos halal en sus estanterías – junto con las correspondientes amenazas si no se cumplen estos requisitos. Esto está ocurriendo en:

Suiza 4,3% de musulmanes
Filipinas 5,0% de musulmanes
Suecia 5,0% de musulmanes
Holanda 5,5% de musulmanes
Trinidad y Tobago 5,8% de musulmanes
Francia 8,0% de musulmanes

Llegados a este punto, trabajarán para que la autoridad gubernamental les permita que ellos mismos se regulen bajo la Sharia, la Ley Islámica (dentro de sus ghettos).

El objetivo último de los islamistas es establecer la Sharia en todo el mundo.

Cuando los musulmanes se aproximan al 10% de la población, tienden a aumentar la anarquía como un medio de quejarse sobre sus condiciones de vida en el país. En París ya hemos visto las revueltas imparables con quema de coches y de mobiliario urbano. En esta situación, cualquier acción no musulmana ofende al Islam, y resulta en insurrecciones y amenazas, como las de Ámsterdam tras la oposición a las viñetas de Mahoma y películas sobre el Islam. Estas tensiones se ven a diario, particularmente en los sectores musulmanes de:

Guyana 10,0% de musulmanes
Kenia 10,0% de musulmanes
India 13,4% de musulmanes
Rusia 15,0% de musulmanes
Israel 16,0% de musulmanes

Tras alcanzar el 20%, las naciones pueden esperar disturbios espeluznantes, formación de milicias yihadistas, asesinatos esporádicos, y la quema de iglesias.

Etiopía 32,8% de musulmanes

Con un 40% de musulmanes, las naciones experimentan masacres generalizadas, ataques terroristas crónicos, y guerra ininterrumpida de milicias, como las de:

Bosnia 40,0% de musulmanes
Chad 53,1% de musulmanes
Líbano 59,7% de musulmanes

Los países que alanzan un 60% de población musulmana experimentan persecuciones sin límite de los no creyentes de todas las demás religiones (incluyendo a los musulmanes no ortodoxos), limpiezas étnicas esporádicas (genocidios), el uso de la Ley de la Sharia como arma, y el establecimiento de la Jizya, el impuesto sobre todos los infieles, como está ocurriendo en:

Malasia 60,4% de musulmanes
Albania 70,0% de musulmanes
Sudán 70,0% de musulmanes
Qatar 77,5% de musulmanes

A partir del 80% deben esperarse intimidaciones y yihad violenta sobre la población no islámica, algún tipo de limpieza étnica dirigida por el Estado, e incluso algún genocidio, a medida que estas naciones expulsan a los pocos infieles que van quedando, y se dirigen hacia el objetivo de un Estado 100% musulmán, tal y como se ha experimentado ya, o está en vías de consecución en:

Bangla Desh 83,0% de musulmanes
Indonesia 86,1% de musulmanes
Egipto 90,0% de musulmanes
Siria 90,0% de musulmanes
Tayikistán 90,0% de musulmanes
Jordania 92,0% de musulmanes
Emiratos Árabes 96,0% de musulmanes
Irak 97,0% de musulmanes
Pakistán 97,0% de musulmanes
Irán 98,0% de musulmanes
Gaza 98,7% de musulmanes
Marruecos 98,7% de musulmanes
Palestina 99,0% de musulmanes
Turquía 99,8% de musulmanes

Alcanzar el 100% marcará el comienzo de la Paz de “Dar-es-Salaam” (el Paraíso de la Paz Islámico). Aquí, se da por supuesta la existencia de la paz, porque todo el mundo es islámico, las Madrazas son las únicas escuelas, y el Corán la única palabra, como ocurre en:

Afganistán 100% de musulmanes
Arabia Saudí 100% de musulmanes
Somalia 100% de musulmanes
Yemen 100% de musulmanes

Desgraciadamente, la paz nunca se alcanza, puesto que en estos estados con el 100% de musulmanes, aquellos más radicales intimidan y vomitan odio, y satisfacen sus ansias asesinando a los musulmanes menos radicales, por una variedad de razones.

Antes de cumplir los nueve años, ya había aprendido la doctrina básica de la vida árabe: era yo contra mi hermano; yo y mi hermano contra nuestro padre; mi familia contra mis primos y el clan; el clan contra la tribu; la tribu contra el mundo, y todos juntos contra los infieles

León Uris “El Peregrinaje

Es importante entender que en algunos países, con bastante menos del 100% de población musulmana, como en Francia, la minoría musulmana vive en guetos, dentro de los cuales constituyen el 100%, y en los que viven bajo la Ley de la Sharia. La policía no osa entrar en esos guetos. No hay tribunales, ni escuelas nacionales, ni establecimientos religiosos no musulmanes.

En estas situaciones, los musulmanes no se integran en la comunidad en general. Los niños asisten a las Madrazas (escuelas musulmanas), donde sólo estudian el Corán. Incluso relacionarse con un infiel es un crimen punible con la muerte. Por lo tanto, en algunas áreas de ciertas naciones, los imanes y los extremistas musulmanes ejercen más poder que el que la media nacional de penetración de la población podría indicar.

Mil quinientos millones de musulmanes representan hoy el 22% de la población mundial. Pero su tasa de nacimientos eclipsa a la de los cristianos, hinduistas, budistas, judíos y todos los demás creyentes. Los musulmanes superarán el 50% de la población del mundo al final de este siglo.

Este es el futuro que le espera al mundo a no ser que se tome conciencia y los deje vivir solamente entre ellos y en sus países disfrutando su “cultura”. No aportaron nada a la humanidad en los últimos 100 años y no se ve ninguna razón para que lo empiecen a hacer ahora.

Origen: Así se realiza la islamización de Europa | Diario YA


Contra el buenismo

Contra el buenismo

03.08.2014

Melitón Cardona

La obra de Max Frisch¹Biedermann y los incendiarios” es una fábula en la que un ciudadano corriente, el señor Biedermann, cierra los ojos ante el avance fuerzas destructivas de la sociedad que se manifiestan en forma de incendios provocados. Cuando Biedermann se encuentra con dos hombres en su casa, el matrimonio reacciona con aversión y desconfía de sus intenciones, pero ambos ocupantes actúan con una mezcla de arrogancia exigente y apelación a la compasión como víctimas de la sociedad, por lo que el señor y la señora Biedermann no se atreven a pedirles que se marchen.

Instalados en la casa, acometen de inmediato preparativos para incendiarla. Biedermann lo ve y oye todo y se inquieta, pero es incapaz de racionalizarlo y sacar la obvia conclusión de que se encuentra ante un grave peligro que debe conjurar. Sin embargo, hace todo lo que puede por complacer a los individuos. Les invita a cenar y pone la mesa de la manera más espartana posible para que quede claro que su familia no se considera superior a los ocupantes, sino que, por el contrario, está dispuesta a aceptar que son, sin duda, víctimas.

islamistas_y_buenistas¿Qué le impide a Biedermann afrontar la realidad? Parte de la respuesta consiste en el buenismo, una postura que no es expresión de principios morales profundos sino de pusilanimidad ante el conflicto, lo que es aprovechado por los ocupantes ya que, cuando Biedermann empieza a hacerles preguntas críticas, se muestran ofendidos. Al final, el protagonista llega tan lejos en su intento de aplacar a los incendiarios y de convencerse de que todo se arregla con un poco de amistad y humanidad que acaba entregando a sus huéspedes las cerillas que necesitan para culminar sus planes: tanto su casa como la ciudad acaban siendo pasto de las llamas. Con esa obra, Max Frisch pretendió evitar que se repitieran acontecimientos históricos llamando la atención de la gente sobre los mecanismos que condujeron a los nazis y a su ideología totalitaria al poder.

Europa viene adoptando una actitud excesivamente complaciente ante los avances del islamismo radical de la que participan hombres homosexuales y mujeres, homosexuales o no, que, como el señor Biedermann, se convertirán en las primeras víctimas de su suicidio buenista. Por eso sería bueno que se considerara al alcalde de Antibes como un ejemplo de sensatez y no como un racista xenófobo inhumano y despiadado. Recomiendo la lectura del libro danés “Islamistas y buenistas” ² que, para chasco de malpensados, es obra de dos políticos socialdemócratas de los que, por desgracia, no se crían en nuestro país.

  1. Max Rudolf Frisch (1911-1991) fue un arquitecto y escritor suizo en lengua alemana dedicado especialmente al teatro y la novela. Está considerado uno de los máximos representantes de la literatura en alemán posterior a la Segunda Guerra Mundial.

    En Biedermann y los incendiarios se  muestra cómo un ciudadano de clase media del todo corriente -el señor Biedermann- cierra los ojos ante el avance de fuerzas destructoras que amenazan a su sociedad, tal como ocurrió con el nazismo. El objetivo, un aviso: “El nazismo ganó adeptos apelando a su identidad racial (los arios); el comunismo lo hizo apelando a su identidad social (el proletariado); y el islamismo apela a su identidad religiosa“. El relato es un análisis de cómo afrontaron en Dinamarca y Europa el desafío islamista tras la publicación de las caricaturas de Mahoma.

  2. Islamistas y buenistas. Escrito de acusación es una crónica del buenismo que decide ceder ante los islamistas con la esperanza de que la cesión les evite problemas en el futuro. Karen Jespersen y Ralf Pittelkow lograron que este ensayo fuera número uno de ventas en Dinamarca con una valiente y razonada defensa de la libertad de expresión como pilar innegociable de la democracia. Y con una denuncia del islamismo como «una ideología política real que se caracteriza por ser totalitaria y letal». Jespersen y Pittelkow advierten de que esta «ideología totalitaria dicta lo que piensan y dicen las personas, y cómo deben vivir sus vidas tanto pública como privadamente». Como la amenaza es muy grave, concluyen que la respuesta ofrecida por los buenistas sólo agrava el problema pues la corrección política está atada al «miedo a las consecuencias de mantenerse firmes».

Escena fotografiada en la fantochada del referendum independentista catalán.

Los musulmanes radicales aprovechan la necesidad de votos independentistas para ganar fuerza en Cataluña. Escena fotografiada en la fantochada del referendum independentista catalán.

Para leer más


Primero la gente del Sábado, después la del Domingo

31.03.15 | 11:18
Este es un dicho islamista. Primero eliminar la gente del Sábado, los judíos, y después la del Domingo, los cristianos.

La realidad confirma este propósito, una vez conseguido asesinar, perseguir y expulsar a los judíos que vivían en estos países antes de la llegada del Islam, ahora esas tierras sin judíos, sin la gente del Sábado, el islamismo se ceba en los cristianos. “Con los judíos fuera, ahora, los musulmanes persiguen cristianos”  afirmó Ron Prosor, el Embajador de Israel ante la ONU en su último discurso en el Consejo de Seguridad de la ONU. Añadió que “Sólo hay un lugar en el Oriente Medio, donde las minorías tienen la libertad para practicar su fe, cambiar los credos, o practicar ninguna fe – y es Israel”.

Ron Prosor comenzó explicando que en estos días, cuando se acerca la Pascua judía, hay un terrible nuevo “éxodo” que aqueja a Oriente Medio, impulsado por una plaga de persecución [islámica] dirigida contra los cristianos, kurdos, yazidíes, bahais, y por supuesto, también contra los judíos”.

SIRIA.- Dos cristianos fueron crucificados por los islamistas radicales porque se negaron a abandonar su fe.

SIRIA.- Dos cristianos fueron crucificados por los islamistas radicales porque se negaron a abandonar su fe.

Él relató que después de que los países musulmanes asesinaron a miles de judíos y obligaron a cientos de miles de judíos a abandonar los países musulmanes de acogida, los musulmanes ya no tenían nadie para perseguir. Así, los “extremistas se han dirigido hacia los cristianos”.

A la vuelta del siglo XX, los cristianos comprendían el 26% de la población del Oriente Medio. Hoy, esa cifra es inferior al 10%. “El Estado Islámico, -ISIS o Daesh- en Irak, dio la opción sombría a los cristianos de convertirse al Islam o enfrentar la muerte por decapitación, la lapidación o la crucifixión. Temiendo por sus vidas, decenas de miles de cristianos han huido al norte de Irak y se han refugiado en el Kurdistán”.

El Embajador Prosor declaró en nombre del gobierno de Israel que “Los kurdos son la fuerza principal en la lucha contra el ISIS. Ellos han demostrado un gran coraje y fortaleza. Los kurdos necesitan el apoyo de la comunidad internacional y que merecen la independencia política.”

Luego se volvió a explicar que Israel, y sólo Israel, es el único bastión de la libertad religiosa y étnica en el Oriente Medio: “Israel es el hogar del Centro Mundial Bahá’í, es el único lugar en el Oriente Medio, donde los drusos alcanzan las más altas esferas de la sociedad; y, es el único lugar en el Oriente Medio, donde la población cristiana está creciendo”.

En una comparación reveladora de trato a los cristianos de Israel con la Autoridad Palestina, el Embajador israelí Ron Prosor relató que “Desde el establecimiento de Israel en 1948, las comunidades cristianas se han expandido a más de 1000 por ciento y los cristianos israelíes están presentes en nuestro parlamento y en nuestro Tribunal Supremo. Lo mismo no puede decirse de los cristianos que viven bajo el liderazgo palestino. Desde que Hamas tomó el control de Gaza en 2007, la mitad de la comunidad cristiana ha huido. Después de que la Autoridad Palestina tomase el control de Belén en 1995, palestinos armados se apoderaron de los hogares cristianos y saquearon la Iglesia de la Natividad. Debido a esta persecución, la población cristiana de la ciudad se redujo en un 70%”.

Los islamistas radicales tienen un dicho, anotó Ron Prosor: “Primero las personas del Sábado, después la gente del Domingo” – una alusión al siniestro plan para derrotar a los judíos en Israel, cuyo día de reposo es el sábado, y luego pasar al mundo cristiano, cuyo día de reposo es el domingo.

Se puede añadir a las palabras del Embajador Ron Prosor que en el actual Oriente Medio, el pueblo del Viernes (musulmanes) que no acepta el Califato también es objetivo de los salafistas y yihadistas.

Hay quienes justifican los crímenes del islamismo, los minimizan o relativizan. Pero los números, la realidad se impone, no los dichos y teorías de estos ultra izquierdistas, relativistas morales, judeófobos y cristianófobos. Todos estos recibirían más castigo por ser “cristianos” que abandonan su religión, lo que es más sancionable para un salafistas y yihadista, a no ser que se conviertan al Islam, lo que ha sucedido en no pocos casos.

NOTAS

http://virtualjerusalem.com/culture.php?Itemid=16423