(foto obtenida y cargada por Gerardo Pedrós, alias “Raquel Morrison”).

Tan solo hay que comparar esta foto con la de la entrada anterior, ambas tomadas por nuestro insigne Gran Inquisidor de los Cochistas y asimilados y Pontífice Máximo de la Tracción Animal, Gerardo Pedrós, alias “Raquel Morrison”, para comprender la doble moral de este individuo (además de su doble personalidad macho/hembra).

La moto está aparcada sobre algo que recuerda un acerado, para tránsito peatonal, por lo que en rigor está impropiamente aparcada.  Por su posición no dificulta el acceso/salida  al edificio público, ni en el caso de emergencia de desalojo (aunque hubiera sido mejor dejarla en el otro lateral).  No parece que la moto tenga voluntad de permanencia (no tiene cadena de bloqueo, ni está sujeta al mobiliario urbano), más bien a una corta estancia (¿ distribución de mensajería?). Mantiene una discreta distancia de la ornamentación arbustiva (seto, para los ignorantes), por lo que no está dañando a nada ni a nadie. Sin embargo molesta a “La Raquel” quién, tras sacar la foto, corrió a buscar a un guardia.

Anuncios