Calle Costanillas. Córdoba

Calle Costanillas. ¿Prohibido detenerse? ¿Cómo se apea del coche la persona ínvalida que transporto? ¿Cómo descargo la compra del Carrefour? La calle, sin coches, queda muy bonita en la foto (pena de esos tendidos eléctricos tan poco estéticos y de las pilonas). Pero los vecinos quieren otra cosa.

La prohibición de aparcar en la calle Costanillas ha supuesto un doble perjuicio para los vecinos: por un lado agrava aún más el problema del aparcamiento en una zona ya de por sí complicada, tanto más si se tiene en cuenta que allí habitan muchas familias humildes que no pueden costear las escasísimas plazas de garaje (cuando las hay) que se ofertan en la zona. Por otro, y esto es aún peor, los vehículos circulan ahora a gran velocidad por una calle expedita, con el consiguiente riesgo para los transeúntes.

Si antes de la reforma de la calle Costanillas estaba permitido aparcar en ella, ¿Por qué ahora no? ¿A quién beneficia este nuevo desbarajuste prohibicionista?

Antonio Jesús Rodríguez Delgado. Córdoba.Publicado en  Diario Córdoba

Este cordobés se lamenta del desbarajuste prohibicionista que, como siemre, se ceba con las economías más débiles. Antes podía, con un poco de mucha suerte, aparcar su vehículo a una distancia prudencial de su casa. Ahora, se acabó. ¿Por qué? Remedando a Bertold Brech, mientras que no nos toca, no nos hacemos esa pregunta; y cuando nos la hacemos, ya es demasiado tarde y no tiene remedio. La conciencia ciudadana no existe, o al menos está dormida y tan solo despierta ante una sacudida que nos enfrenta a una realidad que no esperábamos para nosotros, aunque se veía venir.

Se entiende que las calles de la Córdoba Antigua no fueron diseñadas para el actual tráfico de vehículos. Pero estos existen y hay que buscar soluciones racionales para resolver problemas. En lugar de ello, el Ayuntamiento simpre opta por las soluciones facilonas, en muchos casos estúpidas (circulación por la plaza del Cristo de los Faroles); nunca o casi nunca por las que convengan a los ciudadanos, meros peones en este juego en el que están al servicio de las “piezas” mayores. Suprimir aparcamientos, así porque sí, es su plantemiento. ¿Les beneficia? Pues claro que sí, el aparcamiento libre, callejero, apenas les reporta beneficios; suprimirlo les proporciona el “ordeño” del ciudadano, bien sea através de multas recaudatorias por “mal aparcamiento” (¿cómo puede ser bueno si no hay plazas?) o a través de aparcamientos rotativos de pago a unos precios prohibitivos para el común de los ciudadanos (y luego se quejan de que estén medio vacíos). Estos concejales no tienen vergüenza; están por encima de estos y otros muchos problemas “domésticos”. Tienen sus aparcamientos reservados frente al ayuntamiento y, no te quepa la menor duda, sus plazas de garage en sus viviendas. No gobiernan para los ciudadanos porque los ciudadanos normales no se lo exigimos; tan solo escuchan a los más radicalizados y organizados en atención a los votos que pueden representar. Al menos ya sabemos, ya sabes vecino de las Costanillas, a quienes no tienes que votar.

Por supuesto que hay quienes estarán muy satisfechos por este nuevo planteamiento soviético en pro de la “inmovilidad insostenible“.

Anuncios