Aston Martin DB AR

Aston Martin DB AR

Ayer mismo estuve aparcado (fue un milagro encontrar aparcamiento, después de dar cientos de vueltas) en la Avda. de Cervantes (Córdoba), en el lateral que todavía no ha sido usufructado en exclusiva por un hipotético Carril para Bicicletas. Permanecí en el coche casi una hora, escuchando música, esperando a mi media naranja que estaba en las “Rebajas”. Ya se sabe como son ellas: “Tú, quedate aquí tranquilito. No me acompañes. Quiero unas Rebajas sin malas caras”

Pues bien, en ese tiempo, mientras escuchaba mi música favorita, contemplaba el paso de los automóviles; no pocos de ellos buscando aparcamiento (al verme dentro de mi coche pensaban que me iba), lanzando más y más CO2 a la atmosfera a la busqueda de aparcamiento. Recordemos que ¡ los coches aparcados no contaminan !. En el otro lateral de la avenida, antaño aparcaban casi un centenar de coches. Hogaño no aparca nadie; lo han convertido en un inútil carril-bicil. ¡En todo ese tiempo no pasó ni un solo ciclista! Si se tratase de un hecho aislado, no tendría la menor importancia. Fluctuaciones estadísticas. Pero esta circunstancia se repite una y otra vez; en distintos observatorios; a distintas horas del día y, mucho más, de la noche ¿Para que sirve el Carril-Bici? PARA NADA.

Si solo fuese eso, que no sirve para nada, la situación no sería demasiado grave. Un ejemplo más de despilfarro de caudales públicos; un ejemplo más de Monumento a la Estulticia.

Pero hay algo más. “Una Ciudad sin Humos“, o con menos humos, reza un lema municipal repetido hasta la saciedad. Pues bien, el carril-bici es un gran responsable de los humos que se evitarían en su ausencia. En nuestra ciudad ha representado la supresión de varios miles de aparcamientos (estimo¹ que de 10 a 15 mil), lo que representa varios miles de coches dando vueltas y revueltas, produciendo humos que no se producirían si dispusiesen de fácil aparcamiento. Recordemos una vez más que los coches aparcados:

  • No consumen combustible, lo que representa un ahorro energético
  • No producen humos, lo que contribuyen, esta vez de verdad, a una “Ciudad con menos humos”  y menor incidencia en el “Cambio Climático
  • Posibilitan que sus ocupantes echen pie a tierra y se conviertan en ecológicos peatones.

Este razonamiento me parece sencillo y fácil de entender. Entonces:

  • ¿Qué está pasando? Pues que existen intereses inconfesables en todo este asunto.
  • ¿Cuáles? Como casi siempre, “poder y dinero
  • ¿Poder? Si. Algunos movimientos ecologistas (o al menos lo fueron en su origen) se han desnortado. Esto ya ha pasado con algunas ONG. Han confundido el fin con los medios y se dedican a engordar estos si preocuparese de aquél (que se ha convertido en una simple coartada políticamente correcta). Dado el desencanto ante la actual oferta política, se están preparando para el asalto al poder. Ya lo intentaron en las pasadas elecciones municipales, sin éxito. Pero la cosa puede ir a peor, en forma similar a lo que viene ocurriendo con la proliferación de sectas religiosas versus  iglesias oficiales. Los partidos políticos miran de reojo ese puñadito de votos y les echan un guiño y no pocas concesiones.
  • ¿Dinero? Mucho, muchísimo,… Esto es tan obvio que da hasta vergüenza tenerlo que explicar. No conozco el coste de las decenas kilómetros de carril-bici, inútiles en gran medida. Pero debe ser un buen pico.
  • ¡ Ojo, que los pagó la CEU ! Bueno, ¿y qué?. Alguién los tenía que pagar y, al final, como es bien sabido, siempre el pagano es el ciudadano de a pie (o en coche), vía impuestos (diversos, incluidos los energéticos). Dinero de todos para dar satisfacción casi orgásmica a una ínfima parte de la población.
  • El Ayuntamiento, ¿Que gana en esto? Mucho, muchísimo. En este asunto, y en algunos más, su política es la persecusión al ciudadano, cuando debería ser todo lo contrario.
  • ¿Por mala leche? En cierta modo sí, como corresponde a la tradición represiva y despótica de una izquierda-obsoleta cuyo anquilosamiento y autocomplacencia le impide correr al ritmo de los tiempos y reconocer las necesidades reales de los ciudadanos.
  • ¿Y las necesidades reales de los ciclistas? Los ciclistas son ciudadanos en plenitud de derechos, al igual que los demás;  ni por encima , ni contra los demás. Las “necesidades reales” de los carrilbicistas no están claras; los hechos lo demuestran. Constituyen una grey o secta, poco numerosa, pero ferviente, que necesita catequizarnos (“campañas de concienciación”) para incrementar el número de sus adeptos.  Pero hay algo más material: dinero.
  • ¿Dinero? Esta es la madre (¿padre?) del cordero. A través de la recaudación extraordinaria mediante multas de aparcamiento y de la ordinaria, pero no por ello menos extorsionista, de los “Aparcamientos de Pago“.  Estas Navidades han sido un buen ejemplo. La policía municipal se ha lanzado a la calle con un no disimulado frenesí recaudatorio. La fluidez y la seguridad del tráfico no les importaba. Una Campaña Recaudatoria avisada  sin ambages por las autoridades municipales (eso les honra, al menos no nos han cogido a traición). Menos aparcamientos en las calles,… más recaudación; la ecuación es simple.

Mientras que los automovilistas, que constituimos la casi totalidad de la población, nos sometamos como corderos silenciosos a que nos priven de derechos, nos sangren a impuestos, nos insulten y culpen de todos los males habidos y por haber (otros que, curiosamente, tambien suelen ser automovilistas),… mal nos irá.

Quizás sea el momento de levantar, cuanto menos, la voz. Aunque a los bobos de siempre le parezca políticamente incorrecto.

____________

¹ (Nota añadida el 14 de enero, a las 14:40 h)

Esta estimación estuvo basada en un proyecto a medio plazo de construir 72 km de carril bici en toda la ciudad de Córdoba. El proyecto, según tengo entendido, es del año 2001. No se si estuvo aprobado en firme por el PGOU, o se quedó en una petición o declaración de “buenas intenciones”. Supuse que ya, en 2009, se había cumplido. A partir de esta premisa se sigue: 72000 m /5 (m/aparcamiento) = 14000 plazas de aparcamiento perdidas. Aquí también tuve que hacer otra suposión arriesgada y discutible: 5 m por plaza representa un valor medio, entre el predominate “cordón”, la “batería”, pasos peatonales, salidas de cocheras, contenedores de basura, obstáculos naturales (tales como arbolado, …), y sin duda algunos más. Como los datos resultaban imprecisos, la estimación no podía ser precisa: de 10000 a 15000, parecía razonable.

La verdad, y no me duelen prendas en reconocer la verdad, es que esta premisa no es correcta; no digo falsa, sino incorrecta. No se han construido aún esos 72 km. Por lo que de acuerdo con los datos aportados por algunos de los pocos participantes racionales y razonables (o sea, que tienen inteligencia y la usan para razonar) hay que recalcular a la baja. Al día de hoy. Pero si lo que veo en este mapa  [ http://www.platabicicordoba.org/430_carriles-bici_MAPA.htm]  se llegase a ejecutar, mis  estimaciones, erroneas por exceso, podrían quedarse cortas.

 

Anuncios